EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Tortugas lora aovando en costas de Guanacaste

La llegada de tortugas lora, espectáculo que deslumbra a miles en Costa Rica

Cada año miles de tortugas lora regresan al sitio donde nacieron décadas atrás para desovar, lo que constituye un espectáculo natural que deslumbra a miles de turistas en la remota Playa Ostional, en el Pacífico de Costa Rica

13/10/2015 | 07:54 am


COSTA RICA.-  Para llegar a Ostional, en la provincia de Guanacaste, unos 400 kilómetros al este de San José, es necesario aventurarse por calles de lastre, polvo, carreteras en mal estado y hasta cruzar un río donde no existe puente.

En el segundo semestre de cada año comienza la temporada de desove de la tortuga lora (Lepidochelys olivacea), una especie marina que tiene en el Refugio de Vida Silvestre Ostional uno de sus santuarios en la costa del pacífico americano.

Con suerte es posible apreciar cientos de tortugas al mismo tiempo arrastrándose por la playa para buscar el sitio ideal donde hacer el nido y colocar sus huevos, un fenómeno que localmente se ha bautizado como «La arribada».

Puede ocurrir una arribada de miles de tortugas cada mes, pero también hay algunas con menor cantidad de animales.

En un recorrido por la zona, Efe pudo ver durante la arribada de octubre decenas de tortugas que llegaron a la playa y a su lento ritmo hicieron los huecos en la arena con sus aletas traseras, para luego entrar en un estado de trance y poner los huevos.

Posteriormente, las tortugas proceden a cubrir el nido con arena que luego compactan con sus aletas, para finalmente regresar al mar.

La temperatura de la arena juega un papel importante en este fenómeno natural, pues será la que defina si la cría es hembra o macho. Si el nido permanece a más de 30 grados centígrados la pequeña tortuga será un macho.

La tortuga lora, que puede llegar a medir 70 centímetros de longitud y pesar hasta 100 kilos, no corre peligro de extinción, pero sí se enfrenta a muchas amenazas que van desde la pesca indiscriminada y la basura en el mar, hasta el saqueo de sus nidos por personas que consumen o venden los huevos de manera ilegal.

EFE