EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Visitantes observan las instalaciones del Museo de de Música Hebrea mientras utilizan audífonos con con tecnología de realidad virtual y junto a un modelo del Templo del Monte (EFE)

La historia judía cobra vida a través de la música en un nuevo museo

11/08/2016 | 09:57 am


JERUSALÉN.-El Museo de la Música Hebrea, recién inaugurado en Jerusalén, recupera la historia del pueblo judío a través de una colección única de instrumentos traídos de los cinco continentes que reflejan la fuerte influencia de otros pueblos en las melodías israelíes más tradicionales.

En pleno centro de la ciudad, el Museo es una iniciativa privada de dos judíos francófonos que han puesto cuerpo, alma y mucho dinero dinero para compilar una de las facetas culturales más importantes del judaísmo: la música.

Sus siete salas están dedicadas a estilos tan dispares como la música de los judíos del Yemén, Balcanes, India, Asia Central, Marruecos y, como no, la Europea u «occidental». La séptima es Israel.

Unos estilos que estuvieron, y están aún, fuertemente marcados por los instrumentos que había en esos lugares y que han sido adquiridos en una gira mundial del mentor espiritual del museo, el ultraortodoxo Eldad Levy, o reconstruidos a partir de bocetos.

En otros casos, como el de Siria, que hasta 1950 albergó en Alepo una de las comunidades judías más prominentes, fueron comprados a distancia a través de terceros.

Yaniv Levy, su director comercial, explicó a Efe que «de la misma forma que en la gastronomía aún no existe una comida propiamente israelí, tampoco su música es original, y consta de las influencias musicales que trajeron los judíos de la diáspora».

Así, hoy puede verse en sus vitrinas desde antiguas castañuelas usadas en el Sáhara a rudimentarios instrumentos de cuerda y percusión africanos, pasando por los más sofisticados violines y clarinetes, ambos imprescindibles para la música folclórica klezmer que se desarrolló en la tradición askenazí (centro y este de Europa).

También hay exclusivos laudes árabes, panderetas sirias, cítaras hindúes, violines beduinos, arpas orientales (swarmandal), liras, mandolinas, yembes y, por supuesto, el tradicional «shofar» (cuerno) hebreo, otrora instrumento de uso regular y hoy sólo litúrgico.

EFE