EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



La búsqueda de supervivientes en hotel italiano sepultado sigue sin descanso

21/01/2017 | 08:54 am


ROMA.- Las operaciones de socorro en el hotel sepultado por el alud en el centro de Italia continúan sin descanso tres días después del desastre, siguiendo las señales captadas bajo los escombros que podrían provenir de otros supervivientes.

El bombero italiano Alberto Maiolo dijo que «cuentan con otras señales bajo la nieve y los escombros» pero subrayó que podrían provenir de supervivientes atrapados o del movimiento de los restos del hotel, aplastado por toneladas de nieve.

El número provisional oficial se sitúa en nueve personas rescatadas con vida, entre ellas cuatro niños, y el hallazgo de un décimo superviviente que aún no ha sido extraído.

Los muertos se sitúan en cuatro y las autoridades buscan a las veinte personas restantes que se cree que se encontraban en el establecimiento en el momento del alud y que por el momento no han sido localizadas.

El hotel está en el pueblo de Farindola (centro), enclavado en el macizo del Gran Sasso, en plena cordillera de los Apeninos, una zona cubierta por metros de nieve a causa de las intensas nevadas que se han registrado en los últimos días.

Alrededor del inmueble trabajan en condiciones extremas decenas de operarios entre bomberos, miembros del equipo de socorro alpino, de Cruz Roja, militares y trabajadores de Protección Civil procedentes de toda Italia y ya apodados como «los ángeles de la nieve».

Buscan supervivientes con perros adiestrados, con sondas y con instrumentos de «avanzada tecnología» proporcionados por la Policía científica y que rastrea la localización de los teléfonos móviles de los desaparecidos.

La Policía señaló hoy en un comunicado que estos instrumentos «han permitido indicar el punto preciso en el que excavar» a pesar de la oscuridad, la lluvia intermitente y el intenso frío que reina en la zona.

Este aparato ha permitido salvar a uno de los por ahora nueve supervivientes, Giampaolo Matrone, y encontrar los cuerpos sin vida de tres de las personas sepultadas por el alud.

EFE