EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



La acuicultura/ Cortesía

La acuicultura amenaza el escudo natural de Vietnam contra cambio climático

30/08/2017 | 07:51 am


HO CHI MINH.- El auge de la acuicultura de gambas ha sacado de la pobreza a miles de campesinos vietnamitas, pero también ha contribuido de forma decisiva a la destrucción de sus manglares, unos bosques anfibios vitales para frenar la erosión y el avance del nivel del mar.

De las 270.000 hectáreas que cubrían el litoral vietnamita en 1980 solo quedan 60.000, según datos gubernamentales, una deforestación que los expertos atribuyen a la urbanización, al desarrollo del turismo y sobre todo a la lucrativa industria de gambas, que en 2016 exportó por valor de 2.700 millones de euros.

«La acuicultura se ha expandido mucho desde los 90 y ha contribuido a la pérdida del manglar. Ahora hay más consciencia de que hay que protegerlos, pero quedan muy pocos y son difíciles de regenerar», dice a Efe Phuc Xuan Tho, analista en Vietnam de la organización estadounidense Forest Trends.

Estos ecosistemas pantanosos en que se mezclan agua dulce y salada y donde conviven más de 700 especies animales resguardan las frágiles costas vietnamitas de la subida del nivel del mar y mitigan los efectos de los tifones.

Sin embargo, las enmarañadas raíces de sus árboles no representan más que estorbos para los productores, ávidos de grandes extensiones de agua estancada para sus criaderos.

Este programa impulsado por la Organización Holandesa de Desarrollo (SNV) propone un modelo de cría orgánica de crustáceos que respete el manglar y fomente su regeneración.

EFE