EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Jueza federal bloquea ley de aborto de Indiana

Días atrás la Corte Suprema anuló una ley de Texas que obligaba a los médicos que practican abortos a tener autorización para operar en hospitales vecinos y obligaba a las clínicas a aplicar estándares propios de hospitales.

30/06/2016 | 08:45 pm


INDIANAPOLIS.- Una jueza federal bloqueó una nueva ley de Indiana que prohíbe los abortos debidos a anormalidades genéticas del feto. La jueza Tanya Walton Pratt hizo lugar al recurso presentado por Planned Parenthood of Indiana y Kentucky, que argumenta que la ley es anticonstitucional y viola el derecho a la intimidad de las mujeres. La norma debía entrar en vigencia el viernes.

Indiana y North Dakota son los únicos estados que prohíben los abortos solicitados en razón de anormalidades genéticas como el síndrome de Down o de la raza, sexo o ascendencia del feto.

La demanda entablada por Planned Parenthood y la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) también impugna la cláusula de la ley según la cual los fetos abortados deben ser enterrados o cremados. Planned Parenthood utiliza la incineración, como ocurre con tejidos médicos.

El gobernador republicano Mike Pence sancionó la ley en marzo después de su aprobación por la legislatura, de mayoría republicana. Muchas legisladoras la objetaron, incluso republicanas, por sostener que se extralimitaba.

La jueza Pratt escuchó los argumentos de ambas partes el 14 de junio. En esa audiencia, el procurador de Indiana, Thomas Fisher, sostuvo que la ley respondía a los análisis de ADN que permiten buscar defectos genéticos o determinar el sexo de un feto. Dijo que es de interés del estado «prevenir la discriminación» basada en tales análisis.

Ken Falk, director legal de la ACLU de Indiana, quien representa a Planned Parenthood en el caso, dijo que la ley era evidentemente inconstitucional a la luz de fallos de la Corte Suprema.

La Universidad de Indiana ha iniciado una demanda federal por aparte contra el artículo de la nueva ley que pebaliza la venta o compra de tejido fetal, porque argumenta que ello impediría las investigaciones científicas. La aplicación de esa norma quedó en suspenso hasta que se resuelva la demanda.

AP/FAnny Vargas