EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



EFE

Inició la tregua en Yemen en medio de una tensa calma

Por lo pronto se respetan las condiciones. Los enfrentamientos entre las tropas rebeldes chiíes y las fuerzas del gobierno

13/05/2015 | 05:14 pm


SANÁ.- La tregua humanitaria acordada entre Arabia Saudí y los rebeldes hutíes en Yemen entró en vigor hoy a las 23.00 hora local (20.00 GMT), en medio de una tensa calma y algunos movimientos de tropas rebeldes en varios puntos del país.

Desde las 11:00 pm, no se ha registrado la entrada de ningún avión de combate de la coalición dirigida por Arabia Saudí en Yemen, donde, según la Organización Mundial de la Salud, 1.400 personas han muerto desde el pasado marzo en la guerra que asuela el país.
También han cesado los combates entre las tropas rebeldes chiíes, que controlan el norte yemení y parte del sur, y las milicias leales al presidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, que han resistido el avance de los hutíes gracias al apoyo de los aviones enviados por Riad y sus aliados.

No obstante, testigos consultados indicaron que decenas de vehículos cargados de combatientes hutíes partieron de la ciudad de Damar, al sur de Saná, en dirección a Taiz, donde los rebeldes llevan dos semanas enfrentándose a las fuerzas progrubernamentales.

Asimismo, en la provincia meridional de Dalea, varios testigos han asegurado que los hutíes han enviado refuerzos. Estas informaciones no han podido ser confirmadas por fuentes rebeldes.

Por su parte, la agencia oficial Saba, controlada por los hutíes, ha informado de que en el día de hoy, al menos 40 civiles perdieron la vida en un bombardeo de la coalición en el municipio de Abs, situado en la provincia septentrional de Haya.

La misma fuente agregó que otras 20 personas murieron hoy y 50 resultaron heridas en la ciudad de Zabid, en la región occidental de Al Hudeida, por el impacto de misiles en un mercado popular.

Arabia Saudí y los hutíes acordaron una tregua humanitaria de cinco días a partir de hoy, en la que ambas partes se comprometieron a un alto el fuego y a no reorganizar sus tropas sobre el terreno.

EFE