EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



El presidente francés, François Hollande/Archivo

Hollande reclama el fin de la huelga y no renunciará a su reforma laboral

De continuar, el movimiento de protesta en los trenes corre el riesgo de afectar la imagen de Francia en el exterior a pocos días del inicio el próximo viernes de la Eurocopa

06/06/2016 | 02:43 pm


PARIS.- El presidente de Francia, François Hollande, reclamó el fin de la huelga, que se hará sentir sobre todo en los ferrocarriles este martes, y aseguró que no modificará la esencia de su reforma laboral como le exigen los sindicatos que encabezan la protesta.

«Llega un momento en que, según una fórmula célebre, hay que saber parar una huelga», señaló Hollande en una entrevista con el diario «La Voix du Nord» divulgada hoy.

Insistió en que su Gobierno ha mostrado «voluntad de diálogo», y citó a tres de los colectivos que más se habían significado en la protesta, y a los que se han hecho una serie de concesiones sectoriales: los camioneros, los controladores aéreos y los trabajadores de la compañía ferroviaria SNCF.

En el caso de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF), se quejó de que el paro actual, que se prolonga de forma continua desde el martes de la semana pasada, «no tiene ninguna relación» con el proyecto de reforma laboral, sino con la negociación del nuevo convenio colectivo del sector.

A ese respecto, hizo notar que dos de los sindicatos, la CFDT y Unsa (minoritarios) han aceptado un compromiso, mientras que otros -en alusión a la CGT y Sud Rail (mayoritarios)- «todavía están en el conflicto».

El hecho es que la SNCF, que dijo que sólo hicieron huelga un 8,5 % de sus trabajadores (porcentaje todavía inferior al 10 % de finales de la semana pasada), anunció que este martes tendrá que suprimir un tercio de los trenes de alta velocidad (TGV), un 40 % de los otros convoyes de largo recorrido, un 40 % de los regionales y la mitad de los cercanías en París.

En el caso preciso de los que conectan con España (París-Barcelona, Lyon-Barcelona, Toulouse-Barcelona y Marsella-París), se cancelarán dos tercios de los trenes habituales.

Para el presidente socialista, afirmó que «nadie entendería que la huelga continúe en detrimento de las cuentas de la compañía pública (SNCF), del buen desarrollo de la Eurocopa y, sobre todo, de los viajeros que tienen que desplazarse cada día para ir a su trabajo».

De continuar, el movimiento de protesta en los trenes corre el riesgo de afectar todavía más negativamente la imagen de Francia en el exterior a pocos días del inicio el próximo viernes de la Eurocopa, cuando el sector turístico en París está lejos de recuperarse del bajón de visitantes tras los atentados terroristas del pasado mes de noviembre.

Más allá del sector ferroviario, la huelga iba perdiendo fuerza con la vuelta al trabajo en la mayor parte de las refinerías que habían estado paradas.

EFE/FVM