EN VIVO NOTICIAS



El escritor argentino Guillermo Martínez (i), con la novela "Los crímenes de Alicia", ha sido el ganador del Premio Nadal de novela en su 75 edición, y el escritor Marc Artigau/ Foto: EFE

Guillermo Martínez cree que la Alicia de Carroll tiene elementos siniestros

07/01/2019 | 09:19 am


BARCELONA.- El escritor y matemático argentino Guillermo Martínez, que acaba de ganar en España el 75º Premio Nadal de novela, cree que el mundo ideal de «Alicia en el país de las maravillas», de Lewis Carroll, tiene elementos «siniestros», según explica en una entrevista con Efe.

Martínez consiguió el galardón este lunes en Barcelona con la obra «Los crímenes de Alicia», una trama policial inspirada en el mundo contado por Carroll (1832-1898) y que publicará Ediciones Destino el próximo 5 de febrero.

La novela es una suerte de secuela de una anterior de Martínez, «Los crímenes de Oxford», que fue llevada al cine por el director español Álex de la Iglesia.

Foto: WEB

Aunque «Alicia en el país de las maravillas» se haya convertido en un clásico de la literatura infantil, Martínez asegura que hay «elementos siniestros y oscuros» en el texto, si se lee con detenimiento.

Y menciona, por ejemplo, el personaje del Sombrerero Loco. Como todos los de su oficio, enloquecía al inhalar el vapor de mercurio utilizado para la fabricación de estas prendas de cabeza.

La nueva novela está ambientada en 1994 y en la misma ciudad inglesa, y con muchos elementos en común con «Los crímenes de Oxford».

«Comparten la misma ambientación, se repiten algunos personajes, incluida la dupla protagonista formada por el profesor Arthur Sheldom y el joven estudiante de Matemáticas Guillermo», agrega el escritor, aunque luego aclara que, sin embargo, son «historias independientes».

En la primera el eje narrativo eran las secuencias matemáticas, y en esta ocasión el motor son los símbolos y el universo del clásico «Alicia en el país de las maravillas».

La historia se desarrolla en el marco de una ficticia Hermandad Lewis Carroll, a la que pertenece el propio Sheldom, que decide publicar los diarios privados del escritor británico.

EFE