EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Casa de gobierno boliviano. Foto: Archivo

Gobierno considera maniobra política para atacar a Evo Morales el caso de expareja

El caso de Zapata, que se conoció durante la campaña para el referendo de reelección presidencial que se llevó a cabo en el país, dio un giro esta semana al conocerse que el hijo que tuvieron la mujer y el gobernante y del que se dijo que había muerto poco después, está vivo, según familiares de Gabriela Zapata

29/02/2016 | 02:16 pm


LA PAZ.- El Gobierno boliviano denunció hoy una «articulación política» para atacar al presidente Evo Morales con el caso de Gabriela Zapata, una expareja del mandatario que acaba de ser encarcelada por supuestos delitos económicos, y el hijo que tuvieron ambos en 2007.

«Estamos aquí demostrando, no me estoy inventando, toda una articulación política para atacar al presidente Evo utilizando el tema de la señora Zapata», sostuvo el vicepresidente Álvaro García Linera en una rueda de prensa en La Paz.

García Linera mostró fotografías de dos hermanos de Zapata con diputados opositores como prueba de sus supuestos vínculos con el líder de la fuerza centrista Unidad Nacional (UN) Samuel Doria Medina y el expresidente Jorge Quiroga (2001-2002).

Según el vicepresidente, ambos políticos «se olvidaron» de las denuncias de tráfico de influencias dentro de este caso y ahora usan el asunto del hijo del gobernante y la empresaria para atacar a Morales, lo que calificó de «indigno, inmoral y antiético».

Zapata fue hasta hace una semana la gerente comercial en Bolivia de la empresa china CAMC Engineering (Camce), que en los últimos años firmó contratos con el Gobierno de Morales por valor de 566 millones de dólares, la mayoría por invitación directa tras haberse descartado licitaciones.

La relación del gobernante y la empresaria y los contratos de Camce con el Estado derivaron en una denuncia del periodista Carlos Valverde sobre un supuesto tráfico de influencias, que el mandatario y su exnovia han negado.

A principios de este mes, Morales admitió que tuvo una relación con Zapata entre 2005 y 2007 y que tuvieron un hijo, aunque aseguró que el niño murió poco después de nacer.

La mujer fue enviada a prisión este fin de semana dentro de una investigación por los supuestos delitos de «legitimación de ganancias ilícitas, enriquecimiento de particulares con afectación al Estado y uso indebido de influencias en grado de complicidad».

EFE