EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Archivo

Fuerzas sirias y rusas atacan hospitales como estrategia de guerra, según AI

02/03/2016 | 07:48 pm


BEIURUT.- La aviación rusa y la siria «aparentemente» han atacando «deliberada y sistemáticamente» hospitales en los últimos tres meses para allanar el camino a las fuerzas sobre el terreno y avanzar por el norte de la provincia septentrional de Alepo, denunció hoy Amnistía Internacional (AI).

En un comunicado, la ONG destacó que los efectivos gubernamentales sirios y sus aliados intensificaron los ataques contra instalaciones médicas, incluso cuando se estaba forjando el acuerdo para un alto el fuego en Siria, que entró en vigor el pasado 27 de febrero.

La directora de la Respuesta de Crisis de AI, Tirana Hassan, apuntó que los ataques intencionados contra centros sanitarios por parte de las fuerzas sirias y rusas suponen «una violación flagrante de la ley internacional».

La responsable humanitaria subrayó que la última ola de agresiones contra instalaciones médicas en Alepo «parece que sigue un patrón».

AI aseguró que ha recopilado «pruebas convincentes» de al menos seis ataques intencionados a hospitales, instalaciones médicas y clínicas en el norte de Alepo en las últimas doce semanas, donde al menos tres civiles, incluido un trabajador sanitario, perecieron y otras 44 personas resultaron heridas.

Para elaborar este informe, AI ha hablado con empleados de seis centros sanitarios y de varias organizaciones humanitarias en Turquía y Siria.

Algunos de ellos, originarios de las poblaciones de Andan y Hreitan, en el noroeste de Alepo, afirmaron que la estrategia del Gobierno sirio es «vaciar» localidades enteras de sus residentes teniendo como blanco hospitales y otras infraestructuras para facilitar el progreso de sus tropas.

Un médico de Andan aseguró que «los hospitales, el agua y la electricidad son lo primero que es atacado. Una vez que esto ocurre, la gente no tiene servicios para sobrevivir».

Según ese testigo, eso es lo que sucedió en Andan, de donde la mayoría de los vecinos huyeron, después de que dos centros médicos fueran blanco de agresiones.

«El problema es que no todo el mundo puede abandonar la ciudad -agregó esa fuente-. Quienes permanecen son ancianos que necesitan desesperadamente tratamiento médico», añadió.

EFE