Previamente, Gutiérrez anunció que jugará con los Leones del Caracas en la pelota invernal venezolana como parte de su intento para volver a la Gran Carpa. El guardabosque participó en 35 encuentros con los Dodgers de Los Ángeles el año pasado, pero en el 2018 ha estado con su esposa e hijo de cinco años en la Florida.

«Este año fue un poco difícil encontrar un trabajo, entonces decidí quedarme en casa y hacer cosas que nunca había hecho, como llevar a mi hijo a la escuela y compartiendo tiempo con mi esposa», expresó Gutiérrez.

Gutiérrez agregó que ha estado tratando de mantenerse en forma mientras batalla con una enfermedad gastrointestinal que lo obligó a perderse toda la temporada del 2014 y lo envió a la lista de incapacitados en el 2017.

La decisión de si tratará volver a las Grandes Ligas en el 2019 dependerá de su desempeño en Venezuela. Gutiérrez dijo que, si todo sale bien y su cuerpo responde de la manera correcta, continuará jugando. Por lo contrario, suspenderá sus actividades.

EFE