EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Frank Sinatra, recordado como un niño «mimado» en su pueblo natal

Cuando se cumplen cien años de su nacimiento, el próximo día 12, en el pueblo natal de Frank Sinatra, en Hoboken, Nueva Jersey, todavía sigue vivo el recuerdo del joven «Franky» como el del único alumno que llegaba a clase en Cadillac durante los años de la Gran Depresión en Estados Unidos

08/12/2015 | 08:10 am


HOBOKEN.- Hijo de la inmigrante italiana más influyente de la pequeña localidad con vistas a la imponente isla de Manhattan, a Sinatra le recuerdan como a un niño «mimado» que se olvidó enseguida de sus orígenes cuando se convirtió en la voz más reconocible de todos los tiempos, siempre según los vecinos y expertos con los que habló Efe en las calles que le vieron crecer.

«Cada vez quedan naturalmente menos personas en el pueblo que le conocieran personalmente pero el recuerdo que se ha transmitido es el de un chico a cuya familia las cosas no le iban mal, que estaba muy mimado y era el ojito derecho de su madre», explica a Efe Robert Foster, el director del Hoboken History Museum, que con motivo del centenario dedica a Sinatra una exposición especial.

«Los vecinos nunca le perdonaron que se creyera más importante que el propio pueblo. Este es un lugar relativamente pequeño y es difícil digerir que tu vecino sea Sinatra», justifica Foster sobre el recuerdo «agridulce» de los vecinos hacia su gran estrella.

«Si quería algo solo tenía que pedírselo a su madre, una mujer italiana capaz de conseguir cualquier cosa», explica Valery, veterana voluntaria del museo, fuente de conocimiento popular sobre la obra de Sinatra, que explica la importancia en el desarrollo de la personalidad de Frank de su madre.

«Dolly» Garaventa, que llegó siendo una niña de un pueblo de Génova (Italia) a Nueva Jersey se casó con Marty Sinatra en contra de la voluntad de sus padres y por su fuerte carácter y determinación se convirtió en la persona más influyente de la comunidad italiana en Hoboken, donde el gobierno local estaba dominado por los irlandeses en la época.

Comadrona del hospital local, explican que practicaba abortos clandestinos, medía apenas un metro y medio y no pudo tener más hijos después de Frank, que pesó casi seis kilos, y fue así un raro hijo único en medio de una comunidad italiana local donde abundaban las familias numerosas.

Los padres de Frank, él era un bombero asmático que a diferencia de su mujer no sabía leer, se las apañaron para gestionar un bar clandestino en plena ley seca y Frank creció un entorno en el que todo era posible, cuenta otra asesora del museo nacida en Hoboken, Eileen Lynch.

EFE