EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Francisco, el primer papa que viajará a la Cuba reconciliada con EEUU

Representantes de la disidencia consultados por Efe coinciden en que no esperan «milagros» de la visita de Francisco aunque sí confían en que el pontífice abogue por la mejora de las libertades y derechos en la isla

14/09/2015 | 11:02 am


LA HABANA.- Es el tercer papa que visita Cuba, pero Francisco será el primero que verá una bandera de Estados Unidos ondeando en la flamante embajada norteamericana de La Habana tras el restablecimiento de relaciones entre dos países que estuvieron enemistados más de cinco décadas.

Nueve meses después de que los presidentes Barack Obama y Raúl Castro sorprendieran al mundo con el anuncio del histórico deshielo y pasados sólo dos meses del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana, el papa viaja a ambos países en una visita de gran simbolismo por su papel en ese proceso.

«¿Qué puedo hacer con estos dos que desde hace más de 50 años que están así?»: esa fue la pregunta que Francisco se hizo en enero de 2014, según desveló a periodistas el pasado julio cuando regresaba de su viaje por Bolivia, Ecuador y Paraguay, aunque matizó que su rol no tuvo un carácter mediador y que el mérito fue de la «buena voluntad» de ambos países.

Sea como sea, este viaje papal, además de su dimensión pastoral, parece también encaminado a confirmar su apoyo a la distensión de Cuba y EEUU.

Un camino nada fácil donde el principal escollo es el embargo económico y comercial contra la isla, una política que los dos predecesores de Jorge Bergoglio condenaron durante sus visitas a la isla (Juan Pablo II en 1998 y Benedicto XVI en 212) y es de esperar que el actual pontífice también lo haga.

La Cuba que encontrará Francisco es un país cuya revolución va camino de cumplir 57 años, que se mantiene comunista y donde un Castro, Raúl, está en el poder, pero que parece ver cumplida, al menos en parte, la famosa frase de Juan Pablo II: «Que Cuba se abra al mundo y que el mundo se abra a Cuba».

Cuba ha vivido en los últimos años una progresiva mejora de sus relaciones internacionales, primero con la reinserción continental que culminó en su inédita presencia en la Cumbre de las Américas del pasado abril en Panamá, escenario de la primera reunión entre Raúl Castro y Barack Obama.

La isla también está negociando con la Unión Europea (UE) un acuerdo de diálogo político y cooperación que permita superar la restrictiva «posición común» que Bruselas aplica a La Habana desde 1996 y que ha condicionado las relaciones a avances democráticos en el país.

A pesar de sus reformas, Cuba sigue cuestionada por muchos en el ámbito de los derechos humanos, una de las principales diferencias en los procesos de diálogo con EEUU y con la UE.

Algunos disidentes reconocen que, durante el mandato «raulista», la represión a críticos y opositores ha cobrado un tono de «baja intensidad» aunque denuncian que persisten sistemáticas detenciones arbitrarias, la mayor parte temporales pero en ocasiones acompañadas de violencia.

El Gobierno de Cuba decidió la semana pasada indultar a 3.522 presos con motivo de la visita del pontífice, una medida de gracia que también se produjo en los dos anteriores viajes papales.

EFE