EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Francia reducirá su déficit al 3,3 % del PIB en 2016 con rebaja del gasto

La deuda, sin embargo, volverá a crecer hasta el 96,5 % de 2016, dos décimas más que en 2015

30/09/2015 | 07:10 am


PARÍS.- El presupuesto francés para el año próximo prevé disminuir el déficit público al 3,3 % del producto interior bruto (PIB), frente al 3,8 % en 2015, y eso con un nuevo recorte del gasto de 16.000 millones de euros en términos constantes.

Estas son algunas de las cifras del presupuesto presentadas hoy por el Gobierno, que calcula que la economía crecerá un 1,5 % en 2016, tras el 1 % de este ejercicio.

La disminución de los números rojos debe llevar a Francia a situarse en 2017 por debajo del umbral europeo del 3 % del PIB, en concreto en el 2,7 %.

Teniendo en cuenta que se estima que los tipos de interés que Francia tiene que pagar por su deuda subirán respecto al mínimo histórico de este año (un 0,62 % de media en los tres primeros trimestres, frente al 1,31 % de 2014, que ya fue el más bajo de toda la historia), la carga para el presupuesto subirá de 42.400 millones de euros en 2015 a 44.500 millones en 2016.

El recorte del gasto de 16.000 millones de euros (del 1,63 % en términos constantes), después de los 18.600 millones de 2015, y antes de los 15.400 millones de 2017, se harán pese a las rebajas de impuestos anunciados: 2.000 millones de euros en el impuesto sobre la renta para los particulares y 9.000 millones para las empresas.

En la práctica, la mayor parte de los departamentos verán sus partidas amputadas, salvo las misiones que el Ejecutivo socialista considera prioritarias: seguridad, defensa, justicia, cultura y educación.

Así, por ejemplo, habrá menos dinero para las ayudas a la vivienda. «Ponemos en marcha lo que hemos anunciado», señaló el ministro de Finanzas, Michel Sapin, en conferencia de prensa.

El peso del gasto público caerá ligeramente, pero seguirá siendo uno de los más elevados en Europa: del 55,8 % en 2015 pasará al 55,1 %.

Una fuente de ingresos que se ha revisado al alza es la debida a la lucha contra el fraude por la regularización de cuentas bancarias en el extranjero no declaradas, que debería proporcionar 2.400 millones de euros. EFE