EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Modelo Focus de Ford/Archivo

Ford espera que la producción del Focus en China sea aprobada por EEUU

26/06/2017 | 06:46 am


WASHINGTON.- La inesperada decisión de Ford de llevarse la producción del Focus de México a China, la tercera vez que la compañía anuncia cambios radicales en los planes de producción del vehículo, puede causar problemas a la empresa con el Gobierno de Estados Unidos.

Cinco días después del anuncio, el presidente estadounidense, Donald Trump, sigue ignorando la decisión de Ford a pesar de que algunas personas siguen pidiendo hoy en Twitter su intervención: «Ford está intentando enviar el Ford Focus a China. Mantenga nuestros trabajos aquí, por favor, ayude».

De momento, la única reacción del Gobierno estadounidense ha sido la del representante de Comercio Exterior de EE.UU., Robert Lighthizer, quien el jueves declaró que la decisión de Ford podría provocar represalias.

Lighthizer dijo: «Lo encuentro muy preocupante. Quiero revisarlo y ver qué incentivos hay ahí. No me parece que tenga sentido».

«Si la decisión se tomó por razones no económicas, entonces creo que el Gobierno debería tomar medidas», añadió.

La decisión de desplazar la producción del Focus a China es la primera gran medida industrial del nuevo consejero delegado de Ford, Jim Hackett.

Hackett, un empresario que durante casi dos décadas dirigió el mayor fabricante de muebles de oficina del mundo, Steelcase, reemplazó de forma inesperada a Mark Fields al frente de la compañía el pasado 22 de mayo.

El reemplazo de Fields con Hackett fue consecuencia, en gran parte, de los malos resultados que las acciones de Ford han cosechado en los últimos cuatro años en los mercados de valores, con una caída de su valor del 36 %.

EFE

Radio Escuela

Videoteca

Playlist Mega

Zona Éxitos