EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Felipe VI y Pedro Sánchez/EFE

Felipe VI anima a Marruecos a «caminar juntos» para abrir ya «nueva relación»

17/01/2022 | 11:19 am


MADRID.- Felipe VI tendió la mano este lunes a Marruecos para «caminar juntos» con España y «empezar a materializar ya la nueva relación» sobre «pilares más fuertes y sólidos», después de la crisis diplomática que se abrió a finales de abril del pasado año, la más grave en la última década.

El rey confió en el restablecimiento de la normalidad con Rabat en la tradicional recepción al cuerpo diplomático, celebrada en el Palacio Real, donde la principal ausencia fue la de la embajadora marroquí, Karima Benyaich, quien permanece en su país desde que fue llamada a consultas el pasado 18 de mayo.

La acogida en secreto del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, para ser hospitalizado en la ciudad española de Logroño (norte) a finales de abril y la avalancha de inmigrantes irregulares que entraron a nado en Ceuta los días 17 y 18 de mayo desataron la crisis, que aún sigue inconclusa a la espera de que la embajadora retorne a Madrid.

«Con Marruecos, nuestros respectivos gobiernos han acordado redefinir conjuntamente una relación para el siglo XXI, sobre pilares más fuertes y sólidos. Ahora, ambas naciones debemos caminar juntas para empezar a materializar ya esta nueva relación. Se trata de encontrar soluciones a los problemas que preocupan a nuestros pueblos», afirmó Felipe VI en presencia del jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, y del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares.

Las palabras del monarca conectan con el mensaje que Mohamed VI pronunció el pasado 20 de agosto, cuando expresó su deseo de seguir trabajando con España con el fin de «inaugurar una etapa inédita en las relaciones» entre los dos países, basada en «la confianza, la transparencia, la consideración mutua y el respeto a los compromisos».

Felipe VI no hizo mención al conflicto del Sáhara Occidental, del que el Gobierno español insiste en que ha de resolverse mediante el diálogo entre Rabat y el Frente Polisario bajo los auspicios de la ONU.

Una postura que no gusta a Marruecos, que reclama a España sumarse a Estados Unidos en el reconocimiento de su soberanía marroquí sobre la antigua colonia española.

El rey aseguró que España seguirá haciendo «todos los esfuerzos necesarios para la creación y consolidación de un espacio común de paz, estabilidad y prosperidad» en el Magreb, donde Marruecos y Argelia mantienen rotas sus relaciones.

El monarca estuvo acompañado por la reina Letizia, en una recepción a la que asistieron unos 130 embajadores, encargados de negocios y de organismos internacionales.

En el acto, Felipe VI repasó los principales ejes de la política exterior española, desde la tensión entre Ucrania y Rusia, a las relaciones con América Latina y Estados Unidos, o la próxima cumbre de la OTAN, que se celebrará en Madrid en próximo mes de junio.

EFE