EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Etnias 3.0: Los teléfonos inteligentes llegaron a los Juegos Mundiales Indígenas

Las tradiciones ancestrales de los pueblos nativos se entremezclan en los Juegos Mundiales Indígenas, pero el alma de los antepasados ahora es registrada por teléfonos inteligentes. Ha irrumpido una generación de jóvenes nativos 3.0

27/10/2015 | 08:48 am


INDIGENAS2BRASIL.- Las tradiciones ancestrales de los pueblos nativos se entremezclan en los Juegos Mundiales Indígenas, pero el alma de los antepasados ahora es registrada por teléfonos inteligentes. Ha irrumpido una generación de jóvenes nativos 3.0.

A pesar de la fuerza de sus costumbres, un gran número de indios lleva años sumados a esta fiebre tecnológica y los teléfonos de última generación, las tabletas y los ordenadores se han convertido en un elemento indispensable en la rutina diaria de los jóvenes.

Anderson Iuri, indio de la etnia Manoki, ojea el Facebook en un ordenador mientras comienzan las competiciones y lo hace vestido con las ropas tradicionales de su pueblo: su tocado, llamado «cocar», el cinturón de piel de guepardo y una pluma de unos 30 centímetros que atraviesa su nariz.

INDIGENAS3El joven de 21 años se confiesa adicto a las nuevas tecnologías, pero no por ello deja de lado las tradiciones de su pueblo, originario del estado brasileño de Mato Grosso, fronterizo con Bolivia.

«La tecnología nos ayuda a divulgar el pueblo, mostrarlo en las redes sociales y conocer a otros pueblos también, no sólo de nuestra etnia», dice a Efe Iuri.

La llegada de internet a muchas aldeas -algunas cuentan con red desde hace más de diez años- ha permitido a sus habitantes aproximarse con asiduidad a otras culturas e importar algunas costumbres, como la que Marcilene tiene de escuchar música sertaneja universitaria, una versión brasileña del country.

A pesar de esta apertura, la joven india de la etnia Pataxó considera improbable que las nuevas generaciones puedan dejar de lado las tradiciones de su pueblo: «eso está dentro de nosotros, no se puede perder».

EFE