EN VIVO DEPORTES



#EspecialUR | La fortaleza de Carlos Coste a través de la apnea

07/10/2022 | 04:52 pm


CARACAS.- Carlos Augusto Coste Sifontes recuerda entre risas cómo sus padres y familiares lo apodaron desde pequeño «Carlos Angustia», porque era un niño muy intenso, inquieto, curioso y soñador: características que marcaron el futuro de este atleta de oro.

Sus progenitores garantizaron durante la infancia dos aspectos: la libertad en demasía y el contacto con la naturaleza. Considera que llegó en oportunidades al extremo de hacer casas en los árboles, lanzarse de una tirolina, permanecer mucho tiempo en el mar practicando bodyboard y la exploración de los ríos en la represa de Guanapito, estado Guárico.

El mar terminó por atraparlo y por decantar toda esa energía de su niñez. A los 21 años de edad comenzó a practicar la apnea en el Club de Actividades Subacuáticas de la Universidad Central de Venezuela (UCV), por medio de una invitación que le realizó un amigo. El interés y persistencia por esta práctica fue tan grande que le adjudicaron el apodo de «90 grados de fiebre». Esa perseverancia le permitió 12 récords mundiales. 

Sus inicios en la pesca submarina y el buceo a pulmón poseían una técnica rudimentaria, que fue perfeccionando con el paso de los años, mediante la relajación y el yoga.

Faceta de instructor

La pasión fue uno de los motivos que lo llevó a enseñar sus conocimientos a sus alumnos de clase; a quienes les imparte técnicas de respiración, yoga, tipos de buceo, control del cuerpo y la aclaración de mitos surgidos con la disciplina deportiva.  Sus estudiantes van desde los 6 años de edad hasta los 80, de ambos sexos y sin importar si tienen alguna minusvalía.

¿Cómo define usted la apnea?

-La apnea significa sostener la respiración, es sin respirar. Es un buceo libre (freediving), el cual es la manera natural del ser humano para bucear. Realmente el ser humano tiene adaptaciones para sumergirse a puro pulmón. Si hablamos de buceo, mucha gente se imagina al tipo con un tanque montado a la espalda. Es un concepto errado, porque la manera lógica de bucear es a puro pulmón. 

Es dueño de al menos 12 marcas mundiales ¿Puede considerarse a Carlos Coste como «el rey de las profundidades»?

-Sí, he logrado 12 marcas mundiales, pero no me gusta fanfarronear ni que me llamen rey de las profundidades ni mucho menos. Me considero un explorador del espacio líquido, del mar, de los cenotes. Adoro el deporte, me encanta enseñar, y prefiero que me llamen explorador, instructor, maestro. 

El caraqueño posee un amplio palmarés de marcas mundiales, debutando en el libro de los récords en el año 1999, cuando descendió 152 metros en apnea dinámica con aletas de mar.

Una pausa en su carrera 

A pesar de ser un atleta de alto rendimiento y tener una buena técnica de respiración, sufrió en 2006 un accidente cerebro vascular (ACV), al intentar alcanzar la marca de 200 metros debajo del mar en la categoría de «No limits» (Sin límites)

El accidente le dejó secuelas mínimas cómo falta de sensibilidad en su mano izquierda y cierta pérdida del equilibrio.

«Me asusté un poco, no entré en pánico en algún momento, pero sí sabía que estaba teniendo un problema serio que podía perjudicar mi futuro; no solo mi carrera, sino mi futuro como ser humano. Mantuve cierta calma hasta cierto punto y una mentalidad positiva durante todo ese trance. Eso me ayudó mucho. Lo tomé como un entrenamiento especial para superar un nuevo reto, aplicando mis mismas técnicas que usé para los récords de apnea», dijo.

¿En algún momento volverá a intentar superar el récord de «No limits»?

-No tengo planes de volver a intentar el «No limits», es una modalidad muy riesgosa en la que tuve el accidente en 2006. Actualmente, la profundidad está mucho mayor y de más riesgo todavía que cuando yo tuve el accidente. Cuando eso el récord estaba en -183 metros y yo bajé -182. Ahorita el récord oficial está en -214 metros y la persona que lo tiene casi muere haciendo ese récord. Eso está demasiado complicado.

Proyecciones a futuro

Coste practica mucho la visualización para realizar sus competencias. Traza un plan en su mente de cómo será la inmersión en las profundidades y retorno a la superficie. Una sola bocanada de aire, no es problema para cumplir su misión.

Actualmente, imparte sus conocimientos en la academia «Blue Classroom«, ubicada en la isla de Bonaire  donde reside desde hace más de 10 años.

En esta institución está rodeado de sus colaboradores, Hugo Lampe, Petra Oberucova y Danny Peters, quienes contribuyen a realizar cursos de diversas modalidades y exploraciones.

Asimismo, tiene un proyecto con su novia en México llamado «Freediving Exploration», dedicado a recorrer las profundidades de las aguas cristalinas de los cenotes del país azteca.

Sin duda alguna, Carlos Coste persiste en su inquietud y visión que marcó su niñez. Su misión es explorar nuevos espacios acuáticos alrededor del mundo, y llevar en cada bocanada de aire el nombre de Venezuela en alto.

Cada molécula de oxígeno contenida en su cuerpo vibra en su interior, anhelando las aguas marítimas de su patria querida.

Jean Carlos González/ Unión Radio