EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Armando Díaz

#EspecialUR | Armando Díaz: Un bailarín que se formó de «lo invisible»

03/12/2021 | 03:36 pm


CARACAS.-Armando Díaz es un destacado bailarín de danza contemporánea del país, que nació en abril de 1979 en Caracas, en el seno de una familia compuesta por Carmen Morgado y Armando Díaz, dos entrenadores deportivos que representaron un pilar fundamental en la inscripción de su hijo en la gimnasia y posteriormente, la esgrima como parte de la selección nacional.

Desde pequeño se interesó por el baile, siempre buscaba la oportunidad de crear un show con sus amigos y sobrinos, pero sus padres jamás pensaron que tendrían a un bailarín en casa, pues sus mayores esfuerzos estaban dedicados a la disciplina que rige el deporte.

En la adolescencia coqueteó con la música, especialmente con el canto lírico al formar parte del Coro Adagio dirigido por Elizabeth Garaicoechea. Asimismo, estudió Teoría y Solfeo con la Schola Cantorum de Caracas, donde perfeccionó su voz para el canto.

Su paso por el mundo de las tablas se inició en el teatro del «Contrajuego» dirigido por Orlando Arocha. Allí estuvo tres años en formación hasta que ingresó en la Universidad de Los Andes (ULA) para estudiar Cine. Aplicó en esa casa de estudios por pertenece a la selección de esgrima; pero por cosas de la vida no cursó la carrera.

«La vida misma me fue conduciendo hacia donde realmente iba mi vocación. Yo era esgrimista, pero me encantaba hacer teatro», expresó.

Inicios en la danza

Su madre fue quien lo motivó a recibir lecciones en el Instituto Universitario de Teatro (Iudet), allí veía clases de Expresión Corporal con Miguel Issa, quien descubrió un «diamante en bruto» que necesitaba ser pulido en la danza. Tal fue la insistencia del catedrático por el joven que lo ayudó con el dinero de la inscripción en el Instituto Universitario de Danza.

Armando Díaz tenía 21 años para ese momento, no conocía la técnica requerida ni la postura adoptada en los diversos géneros de baile. Podría decirse que se convirtió en bailarín partiendo de «lo invisible», lo que no se veía ni era palpable por él ni por sus familiares. De la nada creó un cuerpo que cobró vida con el movimiento hasta ser el intérprete de danza contemporánea que conocemos hoy en día.

Precisamente tiene un proyecto llamado «Lo invisible: ¿Cómo formar un cuerpo sin órganos?», el cual trata de «romper la norma para generar un nuevo cuerpo». Busca que el bailarín se mueva de la nada, sin ningún principio o estilo preestablecido.

«Un gran intérprete es un bailarín que se mueve sin nada establecido (…) Un bailarín que realmente se mueve y ya. Y que la norma se va estableciendo por naturaleza y no porque se rija bajo alguna».

Díaz creó la compañía SieteochoDanza hace 15 años atrás de manera espontánea, pues el artista no tenía en mente hacer ese proyecto, el cual alberga diferentes expresiones artísticas como la danza, el teatro, el performance, el canto, entre otros.

«Sieteocho es una agrupación que alberga diferentes disciplinas artísticas y de ahí nace su lenguaje. No solo es movimiento por movimiento, sino qué trabajamos desde la música de un compositor, un texto teatral, no hay nada que nos límite a que solo es danza como se conoce. Siempre es una fusión de disciplinas que hace que el código salga».

Ha creado trabajos para danza, ópera, teatro, musicales, ballet, videoclips y cadenas de televisión. Sus obras se han presentado en los países: Inglaterra, Francia, México, Cuba, Colombia, Uruguay, Perú y Venezuela.

¿Cuál cree usted que es la situación de la danza contemporánea en este momento?

-«Yo creo que estamos en un momento de un vacío, y eso viene de la mano del éxodo del país que ha hecho que se hayan ido coreógrafos, bailarines y docentes, y que nuestros maestros ya se retiraron. Entonces el legado de la gente que se formó con los maestros que tuvieron una buena educación, se fue la mayoría».

¿Cómo es su proceso creativo en una coreografía?

-El proceso de creación siempre parte de una emoción, como de un impulso. Normalmente siempre tengo algo qué decir, pero yo no sé qué es; pero algo me está moviendo. Eso yo lo he llamado una necesidad, esa necesidad se va transformando en esa idea (…) tengo un cuaderno de notas donde yo voy anotando todo. Esas ideas pueden llegar en cualquier momento, mientras estoy en el metro, haciendo mercado, las cosas cotidianas, una música que escuche».

«Desde que lo vi supe que tenía un cuerpo de un bailarín, él venía de hacer esgrima. Me parecía que tenía un cuerpo súper noble para la danza, unas condiciones extraordinarias y creo que no me equivoqué con el ojo clínico que tuve (…) Armando es un intérprete extraordinario, súper talentoso», dijo el maestro, bailarín y coreógrafo, Miguel Issa.

Armando Díaz asegura que aún es que vendrán cosas increíbles en la danza contemporánea, en vista de las recientes expresiones artísticas que surgen a diario, por lo cual no vislumbra que este género no desaparezca con el tiempo.

Las tablas de Sieteocho danza seguirán disponibles para presentar todas sus propuestas artísticas, las cuales surgieron del imaginario de su mente. A través de siluetas etéreas, poco monótonas y sin cánones preestablecidos, ofrecerá sus coreografías que parten de lo invisible y lo no palpable.

Jean Carlos González/ Unión Radio