EN VIVO NOTICIAS



Elecciones en Brasil

RÍO DE JANEIRO.- Las victorias en las elecciones regionales y legislativas del domingo 07 de octubre en Brasil de candidatos que apoyan al ultraderechista Jair Bolsonaro, el más votado en las presidenciales y que definirá la jefatura del Estado en una segunda vuelta, modificó por completo el mapa político del país.

Mientras que formaciones tradicionales como el Partido de los Trabajadores (PT) y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) perdieron espacio, puestos estratégicos y reductos importantes, fuerzas poco expresivas, impulsadas por el efecto Bolsonaro, surgieron como nuevos actores políticos en Brasil.

El ultraderechista, un polémico candidato por su defensa de la dictadura militar (1964-1985) y por sus declaraciones racistas, machistas y homófobas, consiguió el 46,1 % de los votos en las presidenciales, muy por encima de lo que pronosticaban los sondeos, y por poco garantiza su elección sin necesidad de segunda vuelta.

El candidato del Partido Social Liberal (PSL) tendrá que definir la Presidencia en la segunda vuelta del 28 de octubre próximo con el socialista Fernando Haddad, el sucesor del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT), que obtuvo el 29,2 %.

Impulsado por el efecto Bolsonaro, el PSL, una formación minúscula y que en 2014 sólo eligió un diputado, sale de las urnas como la segunda mayor fuerza en la Cámara Baja, con 51 diputados, según las proyecciones iniciales.

Tan sólo perderá en número de diputados con el PT, que lidera el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y cuya bancada puede caer desde los 70 legisladores elegidos hace cuatro años hasta 57 este año.

Eduardo Bolsonaro, hijo del candidato presidencial, se convirtió en el diputado federal más votado de la historia de Brasil al obtener más de 1,8 millones de votos en el estado de Sao Paulo, en donde Joice Hasselmann, otra candidata del PSL, también consiguió más de un millón de votos.

El PSL, además, incluyó a tres de sus candidatos en la segunda vuelta para los gobiernos regionales de Rondonia, Roraima y Santa Catarina.

Además del PSL, otras formaciones pequeñas y candidatos aliados con Bolsonaro consiguieron importantes victorias.

Carlos Roberto Massa, conocido como Ratinho Junior y candidato del también modesto Partido Social Democrático (PSD), fue elegido gobernador de Paraná, con el 60,13 % de los votos, tras el impulso que consiguió con el apoyo del ultraderechista.

En Minas Gerais y Río de Janeiro, segundo y tercer mayores colegios electorales de Brasil, dos candidatos neófitos en la política y que recibieron la bendición de Bolsonaro fueron los más votados y disputarán las gobernaciones en segunda vuelta.

En Río de Janeiro el más votado fue el exjuez federal Wilson Witzel, del Partido Social Cristiano (PSC), que tampoco figuraba entre los favoritos pero quedó en primer lugar y echó fuera de la disputa al senador y exfutbolista Romario, campeón mundial con Brasil en 1994.

El PT fue el partido que más gobiernos regionales se garantizó en la primera vuelta, con tres y la posibilidad de conquistar un cuarto en segunda vuelta, pero perdió en Acre, un antiguo reducto de los “lulistas”, y el gobierno de Minas Gerais, hasta ahora el estado más importante que ha gobernado.

El efecto Bolsonaro, sin embargo, arrasó otras fuerzas tradicionales, como el partido Movimiento Democrático Brasileño (MDB), la formación liderada por el presidente Michel Temer y que sólo consiguió una gobernación (Alagoas) pese a que era considerada hasta hace pocos años como la mayor fuerza electoral de Brasil.

El PSDB, que gobernó Brasil entre 1995 y 2002 con Fernando Henrique Cardoso, no conquistó ningún gobierno regional en primera vuelta tras haber conseguido cinco en 2014.

En la disputa por los 54 escaños de senador que estaban en juego hoy, el PSL de Bolsonaro, que no tenía representación en la Cámara Alta, garantizó cuatro mandatos, uno más que el PT.

Entre los nuevos senadores del PSL destaca Flavio Bolsonaro, el hijo del candidato presidencial, que fue el más votado en Río de Janeiro, y el también militar retirado Major Olimpio, el senador más votado en Sao Paulo, el mayor colegio electoral de Brasil.

EFE

 

Jair Bolsonaro

El ultraderechista Jair Bolsonaro, nació en Sao Paulo el 21 de marzo de 1955, tiene 63 años de edad, y es un excapitán de la reserva del Ejército.

En 1988 inició su carrera política al ser elegido como miembro del Concejo Municipal de Río de Janeiro. Dos años después fue elegido diputado federal.

El candidato a la presidencia de Brasil por el partido (PSL), Jair Bolsonaro (EFE)

Tiene casi 30 años integrando la Cámara de Diputados desde donde ha atacado a homosexuales, afrodescendientes y mujeres.

Bolsonaro es defensor de la dictadura militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985.

En su discurso apoya la violencia policial, el asesinato de delincuentes, la pena de muerte y el libre porte de armas.

La campaña de Bolsonaro se vio interrumpida violentamente el pasado 6 de septiembre, cuando un hombre le asestó una puñalada en medio de un mitin.

La cuchillada le causó heridas en el sistema digestivo y estuvo hospitalizado, pero mantuvo el contacto con sus seguidores por las redes sociales.

El general de la reserva Hamilton Mourao, es su compañero en una fórmula exclusivamente militar e inédita en la democracia.

Fernando Haddad

Fernando Haddad, tiene 55 años de edad, es abogado, con maestría en economía, doctor en filosofía y profesor de ciencias políticas.

Nació en una familia de comerciantes libaneses y se crió en un barrio de clase media de Sao Paulo.

Fernando Haddad, candidato a la presidencia de Brasil por el Partido de los Trabajadores (PT) EFE

Entró en la política en la década de 1980 a través de los centros universitarios, pero su activismo se limitó al campo académico, que compartía con su trabajo en la tienda familiar de textiles.

Trabajó luego como profesor y analista de inversiones de un banco y se afilió al Partido de los Trabajadores (PT), tras lo que fue nombrado para un cargo en la Secretaría de Finanzas del municipio de Sao Paulo en 2001.

Dos años después, una vez que Lula llegó al poder, se desempeñó como asesor del Ministerio de Planificación y en 2005 fue nombrado ministro de Educación, un cargo que ocupó hasta 2012.  Luego fue alcalde de Sao Paulo y perdió cuando buscó la reelección en 2016.

Haddad era el compañero de fórmula de Lula Da Silva, pero el tribunal electoral vetó la candidatura del exmandatario, y el Partido de los Trabajadores lo confirmó como su abanderado.

Entre sus propuesta está recuperar el acento social y desmontar las reformas de corte liberal del actual presidente Michel Temer.

Las encuestas apuntan a que Haddad disputará la segunda vuelta con Bolsonaro, quien lidera todos los sondeos.

Con información de la agencia EFE

 

Noticias relacionadas

Especiales

Nuevo Convenio Cambiario

CARACAS, 07 de septiembre.- El ministro del Poder Popular de Economía y Finanzas, Simón Zerpa, en compañía del presidente del Banco Central de Venezuela, Calixto Ortega Sánchez, anunció que se adoptará un esquema de libre convertibilidad de la moneda en todo el territorio nacional. El nuevo esquema de trabajo también busca estimular un mejor desempeño […]

¿Está usted de acuerdo con que el aumento de la gasolina tenga como referencia precios internacionales?

Loading ... Loading ...