EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Elecciones

SAO PAULO.-Este domingo los brasileños eligieron en segunda vuelta al izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva como nuevo presidente. 

Da Silva derrotó a su contrincante, Jair Bolsonaro, con un 50,83% frente a un 49,17%, de acuerdo con el conteo del 98,86% de votos realizado por el Tribunal Supremo Electoral del país sudamericano.

Veinte años han pasado desde que Lula da Silva ganó sus primeras elecciones. Nuevamente los brasileños le dieron la oportunidad de alcanzar el poder y gobernar por tercera ocasión. Lula regresa al palacio de Planalto cuál ave fénix. 

Los ciudadanos ejercieron este domingo con total normalidad su derecho al sufragio. Sin embargo, el presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), Alexandre de Moraes, afirmó que los retenes policiales en diversas carreteras del país en medio de las votaciones no han impedido que los electores ejerzan su derecho, aún así, garantizó que ya fueron suspendidas.

«En algunos casos eso retardó la llegada de los electores, pero en ningún caso impidió que puedan votar», declaró el magistrado en una rueda de prensa, en referencia a una denuncia de la campaña del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, favorito para ganar este domingo frente al presidente Jair Bolsonaro.

 Lula da Silva se comprometió este domingo a «restablecer la paz» en un Brasil dividido, en su primer pronunciamiento tras ganar las elecciones ante el actual gobernante, Jair Bolsonaro.

«Estoy aquí para gobernar este país en una situación muy difícil, pero con la ayuda del pueblo vamos a encontrar una salida para que el país vuelva a vivir democráticamente», afirmó el líder del Partido de los Trabajadores (PT) desde un hotel de la ciudad de Sao Paulo.

Afirmó que la mayor prioridad en el mandato que asumirá en enero próximo será volver a acabar con el hambre en Brasil, como lo hizo en su primer gobierno.

«Nuestro compromiso más urgente es acabar con el hambre otra vez», afirmó el dirigente progresista en su primer pronunciamiento tras ganar las elecciones ante el actual gobernante, el líder ultraderechista Jair Bolsonaro.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, votó este domingo en la segunda vuelta de los comicios en los que aspira a la reelección, y dijo que espera salir «victorioso».

«La expectativa es de victoria, solo temos buenas noticias en los últimos días. Si Dios quiere, saldremos victoriosos hoy por la tarde. O mejor, Brasil va a salir victorioso hoy por la tarde», dijo Bolsonaro en breves declaraciones a la prensa.

Bolsonaro acudió a votar a su colegio electoral, en la Villa Militar de Río de Janeiro, puntualmente a las 8.00 de la mañana (11.00 GMT) hora en la que se inició la votación.

Por su parte el candidato presidencial, Luiz Inácio Lula Da Silva ejerció su derecho al sufragio en San Bernardo del Campo, tras ejercer el sufragio instó a la población a participar en la segunda vuelta comicial.

«El pueblo está decidiendo el modelo de vida que desea, por eso es el día más importante de mi vida., porque yo presenté mi candidatura y estoy convencido de que el pueblo va a votar mi proyecto, que es el proyecto de la democracia«, expresó.

Lula afirmó que Brasil llegó a un límite y desea que siga adelante.

«A las personas vulnerables les tendemos la mano, queremos que tengan oportunidades y vemos que ahora hay millones de personas que esperan un gesto de solidaridad», afirmó.

 Lula da Silva y el presidente Jair Bolsonaro cerraron este sábado sus campañas en los mayores colegios electorales de Brasil, que serán decisivos para la ajustada segunda vuelta de las presidenciales del domingo 30 de octubre.

Lula, favorito en todos los sondeos, participará en una marcha en la icónica Avenida Paulista de la ciudad de Sao Paulo para «celebrar la democracia», en compañía de sus principales aliados, entre ellos su compañero de fórmula, el liberal Geraldo Alckmin.

La asesoría del exjefe de Estado (2003-2010) señaló que será «un desfile», al que han invitado a los entregadores de aplicaciones móviles y que estará dividido por colores, cada uno de los cuales hará referencia a un «desafío» de Brasil.

El expresidente, abanderado de un amplio frente progresista al que se han sumado fuerzas de centro y centroderecha, pasará la noche en la región para votar al día siguiente en Sao Bernardo do Campo, su cuna política, situada en la zona metropolitana de Sao Paulo.

El estado de Sao Paulo es el mayor colegio electoral del país, con 34,6 millones de electorales, que también tendrán que elegir el domingo a su nuevo gobernador, entre Fernando Haddad y Tarcísio Gomes de Freitas, apadrinados de Lula y Bolsonaro, respectivamente.

Por su parte, Bolsonaro pondrá el broche a esta dura y larga campaña electoral en Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, que es el segundo mayor colegio electoral del país (16,2 millones).

El líder ultraderechista intentará arañar los últimos votos en un estado en el que Lula ganó en la primera vuelta y, según las encuestas, volverá a hacerlo en la segunda.

Por el contrario, el actual gobernante fue el más votado en los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro (12,8 millones de electores), donde, al igual que Lula, también volcó buena parte de sus esfuerzos desde la primera vuelta de los comicios del 2 de octubre.

Lula ganó esa primera ronda electoral con 48,4 % de los votos, frente al 43,2 % que obtuvo Bolsonaro, que parte con una ventaja de entre cinco y siete puntos para el balotaje, según las encuestas.

El capitán retirado del Ejército volará posteriormente a la ciudad de Río de Janeiro, su fortín político, donde votará el domingo.

 

#EnDebate Lula acusa a Bolsonaro de aislar a Brasil

 

En el último debate televisado, Lula da Silva acusó a Bolsonaro, de haber adoptado una política externa que aisló a Brasil de todo el mundo.

«Brasil era un gran protagonista internacional durante mi gestión y en su gobierno se convirtió en un paria. Nadie quiere conversar con Brasil y ningún país quiere recibir a Bolsonaro», afirmó el líder progresista, favorito para las presidenciales del domingo.

Según el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT), al adoptar una política en la que se niega a dialogar con los países que no concuerdan con su ideario ultraderechista, Bolsonaro dejó a Brasil «más aislado que Cuba».

«Estamos más aislados que Cuba. Ningún país quiere recibirlo. Ningún presidente de ningún país quiere venir aquí», afirmó el candidato opositor al recordar las disputas que el jefe de Estado de Brasil ha tenido con varios líderes mundiales, principalmente europeos, por sus cuestionadas políticas ambientales y climáticas.

El líder progresista aseguró que la política externa de su Gobierno tuvo gran reconocimiento mundial al punto que Brasil se convirtió en uno de los creadores del foro Brics (que agrupa a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y de la comunidad de países latinoamericanos.

En un debate que en sus primeros minutos ambos se acusaron de mentirosos en repetidas oportunidades, Bolsonaro respondió que su política externa le permite a Brasil tener actualmente relaciones con 190 países y una balanza comercial con valores récords.

«Estamos avanzando en el acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. El mundo árabe nos recibe de brazos abiertos. Conversé recientemente con el presidente (de Estados Unidos, Joe) Biden. Estamos muy bien en el mundo. Afuera del país están apoyando mi elección», dijo el mandatario.

 

El líder progresista venció la primera vuelta de las presidenciales con el 48,4 % de los votos, frente al 43,2 % del ultraderechista, y los sondeos lo señalan como favorito en el balotaje, con el 49 % de la intención de voto contra el 44 % de Bolsonaro.

El debate tuvo un tono áspero, duro y se centró más en los ataques cruzados por los supuestos fallos de los respectivos Gobiernos que encabezaron ambos candidatos, que en propuestas a futuro.

Lula echó en cara a su rival principalmente el empobrecimiento de la población en los últimos cuatro años y la cuestionada gestión de la pandemia por parte de Bolsonaro, que llevó a Brasil a sufrir 690.000 muertos por la covid-19.

«Algún día usted tendrá que pagar por las cerca de 300.000 personas que murieron por el atraso en el proceso de inmunización contra la covid-19 en Brasil», achacó Lula a Bolsonaro, recordando que atrasó la decisión de compra de vacunas y se resistió a reconocer la gravedad de la enfermedad.

Tirando de ironía, Bolsonaro le espetó que si consiguió vacunarse fue porque él compró vacunas, diciéndole que debería agradecerle por ello.

 

 

  • Último debate Lula Bolsonaro/EFE

EFE

Noticias relacionadas

Especiales

Qatar2022

Por: Yoryi González/Unión Radio – Composición gráfica: María de los Ángeles Santos CARACAS.- De 32 selecciones que empezaron un sueño por alzar la copa y defender sus colores patrios, ahora la lista de reduce a los mejores ocho combinados nacionales con la llegada de los cuartos de final. Talento, colorido, alegría y drama serán las […]