EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Crisis política

Evo Morales, uno de los pocos presidentes indígenas en la historia de América Latina, cerró el domingo 10 de octubre una etapa histórica en Bolivia, con sus luces y sombras, al renunciar al poder forzado por la peor crisis en sus casi 14 años de mandato.

La renuncia del presidente con más tiempo en el poder en la historia del país dio paso primero a la euforia de quienes esperaban desde hacía años este momento.

Pero luego sumió a Bolivia en una ola de vandalismo en medio de un vacío de poder, en el que las únicas autoridades que parecen haber quedado son policías y militares.

El presidente de Bolivia, Evo Morales/ EFE

La renuncia

Morales había asumido a primera hora del día que iría a unas nuevas elecciones, pese a insistir en la legitimidad de su triunfo en los comicios del pasado 20 de octubre para un cuarto mandato consecutivo hasta 2025.

La Organización de Estados Americanos (OEA) difundió durante la madrugada un informe instando a repetir la cita en las urnas, por graves irregularidades en un proceso llevado por un órgano electoral sin credibilidad.

El todavía presidente lo hacía para «pacificar» el país, inmerso desde el día después de las votaciones en una crisis social y política al desencadenarse las denuncias de fraude a su favor en el recuento de votos.

Una convulsión social que deja al menos tres muertos y más de cuatrocientos heridos en enfrentamientos entre quienes le defienden aún incondicionalmente y quienes temían que se perpetuara en el poder.

Protestas en Bolivia. EFE

Oposición responde

El opositor y expresidente Carlos Mesa llamó este lunes al oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), con mayoría en el Parlamento de Bolivia, a facilitar la sucesión a Evo Morales, ante el vacío de poder actual

Mesa declaró ante los medio en La Pz que la solución puede ser que el MAS permita que se nombre un nuevo presidente del Senado que de forma interina ejerza la jefatura de Estado.

El expresidente boliviano (2003-2005) acusó a Morales de haber roto la línea sucesoria, pues junto a él renunciaron quienes, según la Constitución, podrían sucederle.

El candidato opositor Carlos Mesa

El mundo reacciona

El presidente Nicolás Maduro, ratificó este lunes su llamado a permanecer en movilización permanente en respaldo a Evo Morales y en resguardo de la paz de la región.

El mandatario venezolano atribuyó la decisión de su par boliviano a una «trama» liderada por la OEA para derrocarlo.

Frente a la situación política el secretario General de la Organización de Estados Americanos rechazó cualquier salida inconstitucional a la crisis que enfrenta el país suramericano.

Morales recibió el respaldo de México, Cuba, Rusia, Siria y de expresidente de la región.

Por su parte, la Unión Europea instó a todas las partes en Bolivia a mostrar «contención» y «responsabilidad» para que el país celebre nuevas elecciones de forma pacífica.

Evo llegó a México

Pasadas las once de la mañana hora local del 12 de noviembre el expresidente de Bolivia, Evo Morales, aterrizó en México, país que le otorgó asilo político.

Al dirigirse a la prensa, agradeció al gobierno de Andrés Manuel López Obrador y la gestión realizada para trasladarlo hasta la nación norteamericana.«El presidente de México me salvó la vida», subrayó.

Morales fue recibido por el canciller de México, Marcelo Ebrard, junto a su exvicepresidente, Alvaro García Linera, la expresidente del Senado Adriana Salvatierra y el exministro de Defensa Javier Zavaleta López.

‘En tierras mexicanas gozará de libertad, bienvenido Evo», sentenció el jefe de la diplomacia mexicana.

El canciller mexicano y el expresidente Evo Morales. EFE

EFE/Unión Radio

Noticias relacionadas

Especiales

Impeachment

WASHINGTON.- La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., la demócrata Nancy Pelosi, solicitó este jueves 05 de diciembre formalmente a los legisladores la redacción de los cargos para el proceso de destitución contra el presidente, Donald Trump, a quien acusó de «abuso de poder» para su «beneficio personal». «Nuestra democracia está en juego. […]