EN VIVO NOTICIAS



Centenario de su muerte

Infografía UR

CARACAS.- José Gregorio Hernández nació en Isnotú, estado Trujillo, un 26 de octubre de 1864. Fue el segundo de siete hermanos.  Su padre, Benigno María Hernández Manzaneda, era dueño de un almacén  y su madre, Josefa Antonia Cisneros Mansilla, se dedicaba a las labores del hogar y lo guió en el amor a Dios.

Cuando tenía 8 años la vida le dio un duro  golpe y le quitó a su progenitora. A los 13 años José Gregorio quiso estudiar derecho, pero su padre le convenció que se inclinara por medicina. Fue así como emprendió el importante viaje a Caracas.

Inició su formación académica en el Colegio Villegas, de Caracas, uno de los centros más prestigiosos de la época, dirigido por el Dr. Guillermo Tell Villegas. Recibió el Título de Bachiller en Filosofía con las mejores notas, distinciones y premios.

La presidenta del Consejo Nacional de Laicos, María Elena Febres Cordero, recordó que el Siervo fue »un laico, un hombre de a pie, que creció en Isnotú, que nació en un estado de nuestro país buscando nuevas oportunidades».

Imagen de José Gregorio Hernández en la Iglesia de la Candelaria en Caracas (Foto Luis Gabriel Patíño/UR)

A los 17 años, José Gregorio Hernández ingresó en la Universidad Central Venezuela. Se graduó en la máxima casa de estudios con el puesto más destacado de la carrera de Medicina.

Aprendió inglés, francés, italiano y dominó el latín. Para cumplir con la promesa realizada a su madre, se radica en Isnotú y ejerció su carrera en Trujillo, Mérida y Táchira hasta el 30 de julio de 1889.

Viajó a París y profundizó conocimientos en bacteriología y microbiología.  Al regresar a Venezuela, como profesor en la UCV, se le reconoce la introducción del microscopio en el país. Además fue miembro de fundador de la Academia Nacional de Medicina.

El sociólogo, doctor en Ciencias Sociales y profesor titular de la UCV, Trino Márquez, señaló que el médico simboliza en nuestras sociedades y en nuestro país y en América Latina una de las tres figuras más importantes de nuestra sociedad. Las otras dos son el maestro y el sacerdote, el cura.

Puestos de ventas de imagenes de JGH en La Candelaria (Foto Luis Gabriel Patíño/UR)

La labor docente del Venerable fue interrumpida en dos ocasiones. La primera, en 1908, cuando es admitido en el Monasterio de Clausura de la Orden de San Bruno en la Cartuja de Farneta, en Italia. Sin embargo, enferma 9 meses después y regresa a Venezuela.

La segunda, en abril de 1909, cuando recibe el permiso de estudiar en el Seminario Santa Rosa de Lima en Caracas. Después de tres años se va a Roma e ingresa en el Pontificio Colegio Pío Latino Americano, pero también debe volver al país a causa de una afección pulmonar.

José Gregorio Hernández falleció en la esquina de Amadores en La Pastora, el 29 de junio de 1919 cuando se dirigía a comprar medicinas para uno de sus pacientes.

Sus restos reposan en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de La Candelaria.  

El párroco de la iglesia, Gerardino Barraccini, explica que el entierro de Hernández fue un acontecimiento que enlutó a todos los venezolanos.

Feligreses rezan ante la imagen de José Gregorio Hernández en la Iglesia La Candelaria de Caracas (Foto Luis Gabriel Patiño/UR)

Causa de Beatificación

La Causa de Beatificación de José Gregorio Hernández es una aspiración que se mantiene desde el 16 de enero de 1986, cuando el Papa Juan Pablo II lo declaró Venerable y recientemente fue retomada por El Vaticano.

Entre el 18 de diciembre de 2018 y el 10 de enero de este año se constituyó el Tribunal en la Diócesis de San Fernando de Apure, estado en donde ocurrió el presunto milagro. Una niña de 12 años, que recibió un impacto de bala a la altura del cuello quedó en condición casi de muerte. A los pocos días sanó de forma milagrosa.

El 18 de enero se consignó el expediente ante las autoridades de la Congregación para la Causa de Los Santos. A partir de esa fecha se realizó el Decreto de Apertura, el Decreto de Validez Jurídica, la redacción del sumario y su pase a la Comisión de Revisión, ocurrido el  25 de marzo.

El padre Gerardino Barraccini, Vicario Episcopal para la Santidad y Párroco de la Iglesia La Candelaria, comenta que después de la realización de la Comisión Médica, el expediente del presunto milagro debe cumplir otras etapas.

Imágenes de José Gregorio Hernández (Foto Luis Gabriel Patiño/UR)

Trino Márquez expresa que José Gregorio Hernández es un vivo ejemplo de los valores fundamentales que deben guiar a una sociedad.

Los pueblos necesitan de héroes, de figuras que representen los valores más altos de la vida humana que fueron encarnados por la figura de José Gregorio Hernández.

La Pastora: El lugar de su fallecimiento

El doctor José Gregorio Hernández falleció en La Pastora atropellado por el automóvil de un médico dental de 25 años, identificado como Fernando Bustamante.

En el modesto sitio donde ocurrieron los hechos, los vecinos colocan ofrendas florales. También se aprecia un mural que conserva su imagen y se dispuso una placa en su honor.

Fotografía UR

Rafael Odalys Guerrero, residenciado desde hace 28 años en esa parroquia relata que algunos domingos limpia la acera en la que falleció el Venerable.

A mí me dijeron que había un sólo carro había aquí. Que él no vio el carro. El chofer no lo vio a él y se lo llevó a él (…) Por aquí hay mucha gente devota de José Gregorio Hernández (…) Le pedí al doctor que me quitara el dolor y él me lo quitó.

En el mural, ubicado en la esquina de Amadores, se observa al doctor José Gregorio Hernández con un traje negro, de pie y sobre un fondo azul que recubre la pared. El fresco fue restaurado en tres oportunidades y cuenta con 20 años de existencia.

Mervin Mármol, artista plástico, docente y autor de la obra, manifiesta que su intención fue colocar al Venerable en la faceta terrenal y en su paso a la santidad.

(Foto Luis Gabriel Patíño/UR)

Carmen Colmenares  lleva 45 años viviendo en La Pastora. Considera al doctor José Gregorio Hernández como una eminencia por los favores recibidos. Dice que siempre lo llevará en su corazón.

La Candelaria

Los restos deJosé Gregorio Hernández reposan en la Iglesia  Parroquial de Nuestra Señora de La Candelaria en Caracas desde el año 1975.

La tumba se ubica en la entrada del templo, al extremo derecho. Posee un cuadro del Venerable trajeado con la tradicional bata blanca que utilizan los galenos en el ejercicio de sus funciones y cuenta con un vidrio para preservar la imagen.

Quienes hacen vida y visitan la parroquia califican como reconfortante rendir homenaje al médico de los pobres y agradecerle por los favores recibidos.

Rosalba Portillo Magallanes vive en el oriente del país. Señala que cada vez que arriba a Caracas visita la Iglesia de La Candelaria para rendirle tributo.

Feligreses rezan ante imagen de José Gregorio Hernández en la iglesia de La Candelaria en Caracas (Foto Luis Gabriel Patiño/UR)

Para mí venir a la tumba de José Gregorio Hernández significa mucho porque desde muy pequeña mi mamá me acostumbró a ir.

El Padre Gabriel Crespo, vicario Parroquial de la Iglesia La Candelaria, manifiesta que la ubicación de los restos de José Gregorio Hernández, en ese templo, tiene gran importancia porque permite que sea frecuentado por gran cantidad de devotos.

Comenta el padre Crespo que, año tras año, se realizan homenajes en honor al Venerable.

Nombres de fe

La obra de José Gregorio Hernández es ampliamente conocida en pueblos y ciudades de Venezuela. Los devotos lo consideran un ejemplo de dedicación por su carácter cristiano y los profundos conocimientos científicos, adquiridos para ejercer su profesión.

El Siervo de Dios, el Venerable, el médico de los pobres (Foto Luis Gabriel Patíño/UR)

Emilio José Oviedo, habitante de La Pastora desde hace 30 años, lo identifica como “El Siervo de Dios”.

Yo le llamo el Siervo de Dios porque creo que como Dios le dio también poder a Jesucristo para sanar, para curar a las personas por medio de Dios.

María Matheus. Tiene 50 años. Considera al doctor José Gregorio Hernández “Un Santo”.

Para mí es un santo que ha hecho milagros. Incluso te digo que lo vi en una placa de un paciente, esa imagen. Pero eso ya hace años.

Carmen González, devota, conoce a José Gregorio Hernández desde su niñez como “El Siervo de Dios”.

Él es el Siervo de Dios porque Dios, a través de él es el que hace el milagro.

La fe de algunos devotos de José Gregorio Hernández no entra en contradicción con el desempeño de su labor científica. Andrés Gerardi, galeno e investigador, relata que siempre da las gracias por los favores recibidos a quien denomina “El Doctor”.

»Lo conozco primero como médico, porque yo soy médico…Pero después con el tiempo me he hecho devoto de él (…) Tengo fe en él».

El Culto

El culto a José Gregorio Hernández se presenta por su destacada labor como médico y su deseo de hacer el bien en la sociedad venezolana.

El sociólogo Trino Márquez considera que la relación con todos aquellos que requerían de sus servicios, convierten al Venerable en una figura ejemplar.

»Tenía un sentido de la caridad cristiana, de la solidaridad humana como pocos la han tenido, que lo convierten en una figura mítica».

El padre Gerardino Barraccini, párroco de la Iglesia La Candelaria explica que el caso de José Gregorio Hernández es particular porque su culto, sobrepasó límites geográficos.

»Tú vas a cualquier lugar de Venezuela y hay capillas de José Gregorio. En Ortiz ya yendo para Guárico hay una capilla, en Aruba también existe. El culto ya público se puede hacer.En el caso de José  Gregorio es un poco particular porque José Gregorio tiene culto en Colombia, en Europa».

Foto Luis Gabriel Patiño/ UR

A juicio de la presidenta del Consejo Nacional de Laicos, María Elena Febres Cordero, el mérito de José Gregorio Hernández, fue demostrar que con esfuerzo, estudio y trabajo se puede hacer un mejor país.

Este año 2019 se conmemoran 100 años de la muerte del Venerable. El padre Gerardino Barraccini. Vicario Episcopal para la Santidad y Párroco de la Iglesia La Candelaria revela que la oportunidad es propicia para pedir por el reencuentro de todos los venezolanos.

Los testimonios obtenidos revelan que José Gregorio Hernández fue una persona digna de admirar por su impecable  trayectoria médica, su sacrificio y las acciones hacia aquellos seres humanos que presentaban dolencias o padecían alguna enfermedad.

Quienes a través de la palabra oral o escrita se dedicaron a  preservar de generación en generación su legado insisten en el profundo respeto que debe concederse al Venerable, por una vida dedicada al servicio público y al bien común.

Sonsiré Luna Da Costa, Unión Radio

Noticias relacionadas

Especiales

Arde la Amazonía

CARACAS.- Los incendios en el Amazonas alcanzan un nivel récord luego de más de 16 días sin contención. Según el Instituto Nacional de Investigación Espacial del Brasil (Inpe), entre enero y las tres primeras semanas de agosto de 2019 se registraron 71.497 focos de incendio en el país, el mayor número para el período en los últimos siete […]