EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



EFE

El esmog ahoga el norte de China y fomenta los viajes para escapar

20/12/2016 | 08:53 am


PEKÍN.-Pekín y otras ciudades del norte de China soportan hoy uno de los días con mayor contaminación del año con las ya omnipresentes mascarillas, muchas escuelas y empresas cerradas y, según las agencias de viajes, un número cada vez mayor de personas que decide marcharse al sur de vacaciones para «huir» del esmog.

De acuerdo con Greenpeace, 460 millones de personas en el norte del país viven estos días la peor oleada de polución de 2016, con 23 ciudades en alerta roja por esmog, lo que ha llevado a la organización medioambiental a pedir que el país «adopte limitaciones más estrictas en el consumo de carbón».

«Hay que acelerar la reestructuración de la economía para alejarla de los sectores más contaminantes», urgió en un comunicado el responsable de clima y energía de la organización, Dong Liansai.

La capital china se encuentra en su cuarto día consecutivo de alerta roja por polución, la máxima, por lo que los centros educativos permanecen cerrados, y 181 vuelos del aeropuerto internacional fueron cancelados por la baja visibilidad, informó la televisión oficial CCTV.

Hoy los niveles de partículas contaminantes en el aire de Pekín multiplican por 40 los límites considerados peligrosos por la Organización Mundial de la Salud, y otras ciudades de la zona, como Shijiazhuang, capital de la vecina provincia de Hebei, doblan las cifras de la capital.

Algunas empresas permiten a sus empleados trabajar desde casa, las industrias más contaminantes también han cerrado sus puertas y durante la alerta roja, que durará hasta la medianoche de este miércoles la mitad de los vehículos no puede circular, en función de su matrícula, par o impar.

Los pequineses están acostumbrados a que el invierno, sobre todo por el uso de calefacción alimentada por carbón, sea la peor época del año en lo que a calidad de aire se refiere, aunque en los últimos tiempos, desde que en 2015 comenzaron las alertas rojas preventivas, el miedo al esmog ha aumentado.

EFE