EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Educación digital

Escuelas alemanas acusan insuficiente digitalización durante pandemia

10/06/2020 | 09:56 am


BERLÍN.- El cierre de las escuelas en Alemania a causa de la pandemia ha dejado en evidencia problemas como la falta de digitalización y la escasez de recursos en los colegios, una situación que ha llevado a muchos niños a quedarse descolgados de la educación en los últimos meses.

«Hubiéramos deseado, además, directrices sencillas, orientadas a la práctica», declaró este miércoles a Efe el presidente de la Asociación de Profesores, Heinz-Peter Meidinger.

Se refiere a las instrucciones recibidas de la Conferencia de Ministros de Educación de los diversos «Länder», que este miércoles anunció que las clases volverían a la normalidad tras las vacaciones de verano.

Los centros de primaria y secundaria cerraron sus puertas de mediados de marzo hasta finales de abril, cuando comenzó el regreso escalonado a las aulas en grupos reducidos; aunque el sistema es diferente en cada región, por lo general los alumnos reciben ahora dos o tres clases presenciales por semana.

Pero mientras el resto de sectores presionan al Gobierno para el levantamiento de restricciones, la Asociación de Profesores advierte de las consecuencias de una reapertura demasiado acelerada.

«Hacen falta medidas adicionales para proteger a las escuelas de los brotes de infección si alguien enferma: por ejemplo, garantizar medidas de ventilación y realizar test regulares al profesorado para detectar e interrumpir cadenas de infección», señaló Meidinger.

Sin embargo, mientras que otros sectores han sido capaces de desplazar su actividad al ámbito virtual de forma más o menos exitosa durante los meses del confinamiento, gran parte de los enseñantes y padres coinciden en que el sistema educativo alemán ha fallado a los 10,9 millones de niños y adolescentes en edad escolar.

DIGITALIZACIÓN CON CUENTAGOTAS

De acuerdo con Meidinger, las escuelas llevan pidiendo desde hace tiempo un mejor equipamiento de recursos digitales en todos los ámbitos, desde ordenadores hasta plataformas digitales, pasando por cursos de formación para el profesorado.

«Como todo esto por lo general faltaba, con el cierre de las escuelas el profesorado ha tenido que improvisar con los medios disponibles», aseveró el presidente de la asociación, destacando que muchos enseñantes se encuentran sobrepasados debido además a la escasez de personal.

Según datos de la agencia alemana de estadística, el porcentaje de estudiantes de secundaria que usan recursos digitales para aprender se ha incrementado en los últimos años, hasta situarse en el 54 % de los mayores de 16 años en en el primer trimestre de 2019.

Sin embargo, las diferencias entre localidades e incluso entre escuelas públicas de un mismo municipio son abismales; según denunciaba el mes pasado un profesor en un artículo del diario «Die Zeit», existen centros que carecen de red wifi, de suficientes ordenadores para los profesores y donde estos carecen incluso de direcciones de correo electrónico.

En estos casos, que la enseñanza a distancia funcione presupone que los enseñantes empleen sus propios recursos y tomen la iniciativa para emplear medios digitales y mantener la comunicación con sus alumnos; una tarea en la que se topan además con el obstáculo de las estrictas leyes de protección de datos.

Pese a que desde 2017 ha habido varios intentos para crear una plataforma digital para las escuelas a escala nacional, en la actualidad conviven multitud de sistemas diferentes, que por lo general no soportan videoconferencias ni mensajería sino que solo permiten a los profesores enviar fichas a sus alumnos.

«En este tiempo no han hecho nada atractivo o interesante, como organizar un proyecto entre varios niños, algo que se puede hacer fácilmente desde casa», lamenta Antonia Becht, una productora audiovisual madre de un adolescente de 13 años.

La atención ha sido «mínima» y la organización «muy floja», explicó a Efe, destacando que su hijo ahora tiene una clase virtual y una presencial por semana, mientras que el resto son deberes tipo ficha, al estilo tradicional.

FAMILIAS DESCOLGADAS

Para Nathalie Dimmer, una pedagoga que acompaña a niños que requieren un apoyo extra en la escuela, los más afectados por esta situación son los alumnos procedentes de familias sin recursos tecnológicos o con pocos conocimientos de alemán, que se han quedado totalmente «descolgados» en la crisis.

«En mi experiencia, cuando los maestros han intentado apoyarlos, todo ha funcionado más o menos bien, pero esto han sido casos puntuales», explicó por teléfono a Efe Dimmer, que tras el cierre de la biblioteca berlinesa en la que suele trabajar se mantiene en contacto con los niños por teléfono y WhatsApp.

Desde el inicio de la pandemia, el Gobierno simplificó los requisitos para acceder a las ayudas para la digitalización y destinó 500 millones de euros para la compra de portátiles y tablets para familias de escasos recursos, unas medidas que sin embargo han tenido escaso impacto por el momento.

Dimmer atribuye el problema a la falta de personal y a sus insuficientes competencias digitales, puesto que los programas de digitalización solo cubren la adquisición de equipos, pero no la contratación de personal que los mantenga o la formación del profesorado.

«Esta crisis demuestra los problemas del sistema educativo en el país más rico de Europa», explicó, advirtiendo de que no se puede prever una solución rápida debido a la excesiva burocratización del sector.

EFE

Radio Escuela

Videoteca

Playlist Mega

Zona Éxitos