EN VIVO NOTICIAS



#EnFotos Discriminadas transexuales indias brillan en festival indio Kumbh Mela

10/02/2019 | 09:41 am


PRAYAGRAJ.- Engalanadas con coloridos saris, la tradicional prenda femenina india, y numerosas joyas, decenas de miembros de la discriminada comunidad transexual participan estos días con todos los honores en el festival hindú Kumbh Mela, la mayor congregación del planeta que se celebra en el norte de la India.

Las hijras, uno de los muchos nombres por los que se conoce a las transexuales en el subcontinente asiático, inspiran una mezcla de respeto y temor en la India y son víctimas de una palpable discriminación social.

Pero en la mayor congregación religiosa del planeta, que comenzó el pasado enero y por la que las autoridades esperan que pasen 150 millones de personas hasta el próximo 4 de marzo, las transexuales dicen haber encontrado una aceptación de la que no suelen disfrutar.

Laxmi Narayan Tripathi, una conocida transexual y activista que participó en una edición del Gran Hermano indio, pasa las mañanas dando su bendición a los que se acercan hasta la gran carpa del Kinnar Akhara, como se denomina la congregación de hijras.

La pequeña aportación monetaria de los peregrinos suele verse recompensada con un “selfie”.

Los devotos hindúes acudieron este año por millones a la ciudad de Prayagraj, conocida hasta hace poco como Allahabad, para bañar sus pecados en la confluencia de los ríos sagrados Ganges y Yamuna y el mítico Saraswati.

Participando en el Kumbh Mela, Tripathi espera “que la sociedad india respete a la comunidad y que la nueva generación dentro de la comunidad pueda vivir en una sociedad que la respete”, aseguró a Efe, obteniendo así, dijo, “educación, presencia política”.

Para difundir su mensaje, la congregación ha aprovechado y organizado muestras de arte reivindicativas y encuentros con los medios de comunicación, además de rezos.

La mayor parte de las transexuales en la India se ven obligadas a pedir limosna o a realizar trabajos sexuales, ya que los miembros de la comunidad carecen de acceso a la educación desde niños.

La activista, que ha pasado de ser tratada como una paria a alcanzar un estatus de autoridad religiosa, ha sido criticada por algunos miembros de la comunidad transexual por su ideología próxima al hindutva, concepción extremista que considera que la India como concepto está ligada a la religión hindú.

Tripathi ha expresado su apoyo a la construcción de un templo dedicado al dios Ram en el lugar donde se encontraba la mezquita Babri, en la ciudad norteña de Ayodhya, cuya destrucción por radicales hindúes en 1992 desencadenó una ola de disturbios en el país durante los que murieron al menos 2.000 personas.

Pero la activista también fue una de las impulsoras de un caso en el Tribunal Supremo contra la discriminación de los transexuales.

En 2014, la máxima autoridad judicial de la India reconoció la existencia de un “tercer género” diferente al masculino y al femenino en el país.

Aunque el reconocimiento judicial es reciente, el subcontinente indio goza de una nutrida colección de historias de dioses travestidos y transexuales desde hace siglos.

El Ramayana, una epopeya hindú de más de 2.000 años de antigüedad, es un ejemplo de la antigüedad de las hijras en la cultura india, como señala la profesora universitaria Madhavi Menon en su libro “Variedad Infinita, una historia del deseo en la India”.

El dios Ram, exiliado durante 14 años de Ayodhya, ordenó a todos los “hombres, mujeres y niños” que volvieran a sus hogares y no le siguieran.

Los transexuales, que no entraban en esas categorías, esperaron pacientemente durante el exilio y como recompensa obtuvieron el poder de bendecir y maldecir a la gente.

Rudrani Chettri, una activista transexual y fundadora de la asociación de apoyo Mitr Trust, recuerda como un momento liberador su participación en la procesión inaugural del Kumbh Mela.

Guiando a los peregrinos hacia la zona de baño ritual, las transexuales marcharon junto a las trece órdenes formadas por miles de “sadhus”, ascetas hindúes cubiertos de ceniza y largas melenas, poniendo una nota de color entre la multitud de santones desnudos.

“Muchísima gente vino a hablar con nosotros, el tipo de personas de unos cincuenta o sesenta años de edad que dicen que nunca han visto una multitud (de transexuales) así en toda su vida”, explica a Efe Chettri.

Los devotos no habrían interactuado tanto con las transexuales si hubieran acudido al Kumbh Mela a título individual, dice, antes de destacar que acudió al baño ritual montada en una carroza.

“Fue increíble”, recuerda.

EFE/SPLL

¿Cree usted que ha mejorado o empeorado el suministro de alimentos y medicinas en el país?

Loading ... Loading ...