EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



El «streaming» impone una nueva era musical

06/06/2016 | 10:00 am


CANNES.- El «streaming» ha llegado para quedarse. Tras empujar en 2015 a la industria musical a su primer crecimiento significativo en 20 años, un 3,2 por ciento de subida, el modelo de negocio en torno a la venta de CD se diluye para amoldarse rápidamente a las formas y rutinas de una era inédita.

Se percibe en la insistente aplicación de una terminología nueva que habla de «playlists» (listas de reproducción), «engagement» (compromiso) y «big data» (macrodatos) en las charlas celebradas en la 50 edición del Mercado Internacional del Disco y de la Edición Musical (MIDEM), que hoy cierra sus puertas en Cannes (Francia) tras reunir a más de 4.000 participantes de 85 países según cifras de la organización.

«Crear música es cada vez más barato y accesible y eso va a hacer que en el futuro haya más artistas viviendo de la música, en un mercado además en crecimiento», pronostica a EFE Íñigo Zabala, presidente de Warner Music para Latinoamérica, la Península Ibérica y la división latina de EE.UU.

Eso, junto con las más «democráticas» vías de acceso a la música que suponen servicios como Spotify, Deezer o Youtube, no dependientes del criterio de la radiofórmula, sino de la autonomía del usuario, significa mayor competencia y mayor necesidad de hacerse ver.

«Las plataformas de ‘streaming’ (en continuo) no son cajas mágicas donde volcar una canción y sentarte a esperar que la gente la reproduzca», subrayaba uno de los ponentes del MIDEM, Rami Zeidan, director de uno de estos servicios en Oriente Medio, Anghami.

Toda reproducción cuenta

La Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos (RIAA) determinó que 150 escuchas o visionados de una canción equivalen a su descarga. De esa forma, cualquier tema reproducido 300 veces por una misma persona equivaldría a haber sido comprada dos veces.

El usuario paga lo mismo (nada en la modalidad gratuita; 10 euros -11,3 dólares- al mes por un acceso ilimitado y sin publicidad en la suscripción premium) y la industria recibe un reembolso potencialmente mayor al del modelo basado en la compra de CD.

EFE