EN VIVO DEPORTES



Venezolana Wilmary-Arguelles. Foto: Cortesía

El reducto vinotinto afincado en Canarias que sueña con la ‘Champions’

30/12/2020 | 07:35 am


España.- No son las primeras en cruzar el Atlántico por un sueño pero sí representan a toda una generación que fantasea con llevar a La Vinotinto a lo más alto del fútbol mundial.

Después de que Deyna Castellanos se convirtiera en la primera venezolana en marcar un gol en Liga de Campeones, el siguiente paso es levantar el trofeo. Algo que solo llegará con trabajo duro.

Nayluisa Cáceres (1999), Yerliane Moreno, Wilmary Argüelles (2001) y Andrea Zeolla (2002)  pusieron rumbo a España con la intención de completar su etapa de formación, pero, para su sorpresa, recalaron en un lugar tan similar a Venezuela que parece que todavía no se hayan marchado.

Venezolana Nayluisa Cáceres. Foto: Cortesía.

Estas cuatro jugadoras ficharon por la UDG Tenerife Egatesa, el único equipo de Primera Iberdrola de las Islas Canarias, un lugar “acogedor en el que vive gente muy cálida”, que les recuerda a su país y les hace “sentir tranquilidad” porque el parecido entre los dos sitios es considerable.

Al igual que algunas de sus paisanas, estas futbolistas han sido pioneras porque pertenecen a las primeras generaciones que han salido del país al haber encontrado en este viaje  una vía rápida para convertirse en futbolistas profesionales.

Futbolista venezolana Yerliane Moreno. Foto: Cortesía

“La mayoría de jugadoras que ha salido ha necesitado mucha constancia y trabajo duro, yo soy una de ellas, mi familia no tenía muchos recursos y me tocó sacrificar muchas cosas”, ha contado en declaraciones a Efe Yerliane Moreno “La Pantera”.

Al igual que su compañera, Wilmary Argüelles también ha tenido momentos complicados en la isla porque añora a su familia. Llegó en enero con intenciones de comerse el mundo, pero la pandemia paralizó las competiciones y desde entonces no ha podido visitar a los suyos.

Futtbolista venezolana Wilmary Argüelles. Foto: Cortesía

Por su parte, Andrea Zeolla aterrizó este verano tras un periplo en Italia, país que eligió por sus lazos familiares y porque fue la selección azzurra la que en 2006 le destapó su pasión por el fútbol al levantar la Copa del Mundo en Alemania.

La conocida como “Niña maravilla” por la “extraordinaria” defensa que ella comandó en el sudamericano de 2019 partió en 2016, con 14 años, al Sanniti Calcio Campobasso (Molise), donde jugó en un equipo masculino.

La primera en llegar y la más mayor de estas cuatro deportistas es Nayluisa Cáceres. Su pasión por la pelota empezó desde muy pequeña y como Zeolla y prácticamente todas las jugadoras que ahora militan en la élite, empezó entrenando con niños.

Futbolista venezolana Andrea Zeolla. Foto: Cortesía.

En sus inicios, algunos familiares tuvieron dudas sobre si este deporte pensado para hombres era el mejor pasatiempo para ella, pero gracias a que su madre siempre confió y a que se considera “una persona que nunca deja de luchar por lo que quiere”, eligió el fútbol.

Cácares ha servido como faro a Argüelles, Moreno y Zeolla, que han contado con su apoyo en todo momento porque esta les ha enseñado “cómo son las cosas en Tenerife y les ha ayudado “a entrar en el grupo”.

Estas cuatro futbolistas tienen ficha en la UDG Tenerife B de la competición Reto Iberdrola, pero habitualmente realizan entrenamientos con el primer equipo y de hecho, Cáceres y Moreno ya se han estrenado.

A estas cuatro jugadoras falta sumar una quinta, Enyer Higuera, otra delantera que fue anunciada el pasado julio y que también ha formado parte de las selecciones de categorías inferiores de Venezuela.

Futbolista venezolana Enyer Higuera. Foto: Cortesía.

La Vinotinto calienta en España 

El fútbol femenino en Venezuela está en auge. En los últimos diez años la selección nacional ha conseguido cuatro medallas y dos cuartos puestos en campeonatos sudamericanos de formación. Algo impensable ya que su último logro había sido una medalla de oro en 1991. Tras dos décadas sin éxitos, han aparecido varias generaciones que hacen que el país sueñe a lo grande con su Vinotinto.

Oriana Altuve. Foto: Cortesía

Este salto de calidad ha supuesto que muchas emigren hacia Europa en busca de mejores condiciones económicas y deportivas, algo que viene motivado por  el avance de la liga nacional, que si bien tiene sus carencias debido a la situación económica y política del país funciona como vitrina para las deportistas.

Deyna Castellanos. Foto: Cortesía.

En las máximas categorías españolas hay diecinueve jugadoras venezolanas y la mayoría mantiene un perfil similar- por su juventud-al de las jugadoras de la UDG Tenerife, el club con más representación al agrupar a casi un tercio de las criollas.

De estas, son cinco las que juegan en Primera: Deyna Castellanos (Atlético de Madrid), Oriana Altuve (Real Betis), Lourdes Kika Moreno, Gabriela García y Michelle Romero (Deportivo Abanca), todas habituales en la absoluta que dirige Pamela Conti.

Una de las más destacadas es, sin duda, la atlética Deyna Castellanos, que terminó su etapa universitaria en Estados Unidos y recaló como fichaje estrella en el conjunto rojiblanco.

Lleva cinco goles y cuatro asistencias en la competición nacional y además, el pasado 9 de diciembre, certificó el buen momento del fútbol venezolano anotando el primer tanto de la historia de su país en la Liga de Campeones.

EFE/Unión Radio