EN VIVO DEPORTES



Diego Maradona celebrando el título del Mundial de 1986

El Mundial de México 86 fue el momento más sublime de Maradona

25/11/2020 | 02:23 pm


CARACAS.- La vida de Diego Maradona fue semejante a una montaña rusa y su punto más alto fue la conquista del Mundial de México’86, un logro que el exfutbolista argentino resumió con esta frase: «El momento más sublime de mi carrera, el más sublime».

De aquella epopeya, también la más gloriosa del fútbol argentino, han pasado ya 34 años, un tiempo largo que la ha magnificado aún más, pues ni siquiera Lionel Messi y su generación, ni las generaciones anteriores, han podido emular lo hecho por Maradona y una selección albiceleste que desde entonces llegó al olimpo del deporte rey.

Diego Maradona

Sin embargo, el momento más sublime de Diego Maradona vestido de corto tuvo un antes similar a la montaña rusa que fue su vida, con ascensos lentos llenos de suspenso y descensos a puro vértigo colmados de peligro.

Maradona era la estrella máxima del Barcelona, a donde había llegado como el fichaje más cotizado tras el Mundial de España’82. Pero la hepatitis fue el primero de los varios problemas que le impidieron triunfar como él, la hinchada culé y la prensa lo esperaban.

El 26 de mayo de ese año se iniciaron las eliminatorias sudamericanas de México’86 y Argentina comenzó de visitante frente a Venezuela, en la ciudad de San Cristóbal. Aunque fue victoria por 2-3, hubo un episodio previo que por poco arruina la participación de Maradona.

Argentina se clasificó en el partido final, frente a Perú en Buenos Aires, que estuvo cargado de drama porque comenzó perdiendo por 0-2 y ganó de remontada por 3-2 con un gol de Ricardo Gareca a los 80 minutos. La Albiceleste no convencía y no estaba en el corazón de los argentinos.

El 29 de junio de 1986 se jugó la final. Alemania era el rival y el estadio Azteca, el escenario. Argentina se puso arriba 2-0, pero en cuestión de seis minutos, entre el 74 y el 80, los germanos empataron 2-2 con dos tantos de cabeza.

«Hasta los mexicanos se nos volvieron en contra, cantaron los goles de los alemanes. Los latinoamericanos éramos visitantes ahí, justamente en el Azteca», rememoró Maradona, que justo en el minuto 83 asistió con maestría a Burruchaga para que anotara el 3-2 de la victoria, el del título mundial.

EFE/Unión Radio