EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



El arte contemporáneo devuelve la vida al «Louvre de América»

Atravesar el arco iris, pasear por un bosque encantado o simplemente dejarse envolver por luces y formas es el tipo de experiencia que el visitante se llevará de «Wonder» («Maravilla»), la exposición inaugural de la recién renovada Galería Renwick de Washington, conocida como el «Louvre de América»

13/12/2015 | 11:51 am


GALERIA-RENWICK-2WASHINGTON.-  Tras dos años de una renovación que ha costado 30 millones de dólares, la galería de la red museística Smithsonian vuelve a la vida con la misma arquitectura del siglo XIX, pero con más espacios gracias a las salas diáfanas que ahora acogen arte contemporáneo.

Situada a escasos metros de la Casa Blanca, en el centro de la capital estadounidense, la Galería Renwick, con 156 años de historia, fue el primer edificio construido en EEUU como museo público dedicado al arte.

«Wonder», que marca la nueva etapa del museo, no es una exposición intelectual, sino física, que «se vive con el cuerpo en profundidad», explicó el curador Nicholas Bell esta semana al presentar la muestra a la prensa.

El arco iris -bautizado como «Plexus Al»- de más de 14 metros de largo y casi 6 metros de alto, obra del artista mexicano Gabriel Dawe, se ha convertido en la pieza estrella de la exposición.

Se trata de cuerdas multicolor estiradas del suelo al techo, pero la luz cambia el tono cromático de los hilos según se recorre la sala, cuyas columnas supusieron el mayor reto para el artista.

GALERIA FACHADAEste arco iris «hace a la gente feliz», afirmó el comisario al añadir: «Que la gente salga con una sensación totalmente nueva es lo máximo a lo que puede aspirar un museo (…). Nadie, excepto Dawe, podía imaginar que algo tan simple sería tan bello».

Bell escogió personalmente a los nueve artistas que participan en «Wonder» por ser «cuidadosos y apasionados», lo que les convertía en «los más talentosos para exprimir el potencial del edificio» recién renovado.

La visita continúa por pasadizos de neumático que desprenden olor a caucho y comprimen al paseante en un túnel sin igual en el mundo real.

El sentido del olfato continúa despierto en «Retoños de sauce», el bosque de fantasía del artista estadounidense Patrick Dougherty, que inventó árboles a partir de ramas aún frescas y flexibles.

Este bosque, condenado a ser efímero porque el conjunto se marchitará, será la excepción, ya que las demás obras buscarán nuevas galerías de exposición.

EFE