EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Cristiano Zanin, abogado de Luiz Ignacio Lula da Silva.

El abogado de Lula negó la destrucción de pruebas

En una rueda de prensa en la sede del Partido de los Trabajadores (PT), el abogado del exmandatario afirmó que «jamás hubo intento o destrucción de pruebas»

04/03/2016 | 03:39 pm


SAO PAULO.- El abogado del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, Cristiano Zanin, negó que se hayan destruido pruebas antes de los registros realizados hoy por la Policía en varios domicilios vinculados al político y su familia.

La Policía Federal dijo que, a pesar del sigilo que pesa sobre la investigación, la información sobre la operación realizada hoy sufrió una filtración y ya estaban enterados de ella tanto el PT como los familiares de Lula.

Por orden del juez Sergio Moro, la Policía llevó a Lula a una comisaría para tomarle declaración y efectuó registros en varios domicilios suyos, de sus familiares y colaboradores, en el marco de una investigación que lo implica en las corruptelas de la petrolera estatal Petrobras.

El abogado dijo que ha solicitado al Tribunal Supremo que suspenda las diligencias de la Policía hasta que esa corte decida sobre un conflicto de competencias relativo al caso.

La investigación sobre la supuesta implicación de Lula en el caso se desarrolla de forma paralela en el Tribunal de Justicia de Sao Paulo y el Tribunal Federal de Curitiba.

Según la defensa del expresidente, al tratarse de los mismos hechos investigados no se pueden juzgar en dos instancias diferentes, por lo que el Supremo debe decidir cuál es el tribunal competente.

«Vamos a tomar todas las medidas jurídicamente posibles para que el principio de seguridad jurídica sea respetado. Queremos que toda la sociedad sepa que hay Constitución, que hay ley», comentó.

Zenin también dijo que la operación policial violó las reglas del proceso penal y «el principio de dignidad humana» consagrado en la Constitución brasileña.

La orden judicial, firmada por el magistrado Sergio Moro, justifica la orden de llevar a Lula a comisaría como una medida para evitar posibles «tumultos» causados por «militantes políticos».

EFE