EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



EE.UU. y Cuba mantienen su primer diálogo formal sobre justicia y fugitivos

Representantes de Estados Unidos y Cuba iniciaron hoy en Washington su primer diálogo formal sobre la aplicación de la ley, en la que el Gobierno estadounidense insistirá en su solicitud de extraditar a algunos fugitivos buscados por la Justicia de este país y que se encuentran supuestamente en la isla

09/11/2015 | 01:28 pm


WASHINGTON.-  Las conversaciones comenzaron la mañana del lunes en la sede del Departamento de Estado, según confirmó a Efe una fuente de esa agencia gubernamental estadounidense.

«El diálogo se centrará en áreas de cooperación en la aplicación de la ley, incluidos los mecanismos para compartir información y los fugitivos», afirmó la fuente, que pidió el anonimato.

El presidente estadounidense, Barack Obama, retiró el pasado abril a Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo que elabora anualmente el Departamento de Estado.

Cuba había permanecido en esa lista año tras año desde 1982 por su presunta acogida a miembros de la organización terrorista vasca ETA, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y a algunos fugitivos de la Justicia estadounidense.

Al retirar a Cuba de la lista, EE.UU. certificó que el Gobierno cubano no había proporcionado apoyo al terrorismo internacional durante los últimos seis meses, pero no retiró su reclamo de extradición de esos fugitivos.

La más famosa de esos fugitivos es Joanne Chesimard, que desde hace dos años está en la lista de los terroristas más buscados por el Buró Federal de Investigación (FBI) por asesinar a un agente estatal en Nueva Jersey en 1973.

Chesimard, que ahora se hace llamar Assata Shakur, fue sentenciada a cadena perpetua en 1977, pero logró escapar y, según el FBI, supuestamente vive aún en Cuba.

Otro de los fugitivos es William «Guillermo» Morales, un independentista puertorriqueño sentenciado a diez años de cárcel en 1979 por fabricar bombas que logró huir a México y más tarde a Cuba, según la página web del FBI.

EFE