EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Festival Internacional de Edimburgo y el Fringe

Edimburgo clausura festivales con mirada puesta en el brexit

26/08/2019 | 08:51 am


EDIMBURGO.- El Festival Internacional de Edimburgo y el Fringe bajan hoy el telón tras una edición que se inició el 2 de agosto y sobre la que ha planeado la sombra del inminente «brexit», la subida del precio del alojamiento y el aumento de las denuncias de acoso sexual a actrices.

Como cada año, desde hace 73 en el caso del Festival Internacional y uno menos en el del Fringe, agosto altera la fisonomía de Edimburgo que se transforma para albergar a los miles de artistas y visitantes internacionales que llegan para participar en los mayores festivales de artes escénicas del mundo.

Si los números del primer certamen sorprenden, pues ha acogido 93 espectáculos, los del Fringe abruman, ya que la oferta se dispara hasta los 3.841, lo que, en total, traslada a 30.000 artistas procedentes de más de 60 países hasta la capital escocesa.

De acuerdo con el calendario y la intención mostrada por el primer ministro británico, Boris Johnson, el Reino Unido abandonará la Unión Europea (UE) el próximo 31 de octubre, aunque sea sin un acuerdo bilateral, lo que podría dificultar tanto la logística de ambos eventos, como la llegada de artistas y espectadores.

Parece inevitable, como ha reconocido el director del Festival Internacional, Fergus Linehan, que unos certámenes de tal envergadura no estén preocupados por el desenlace del «brexit».

Es por ello que han diseñado planes de contingencia como, por ejemplo, convertir parte del presupuesto a otras monedas para evitar así el impacto de una posible depreciación de la libra esterlina.

Ante el temor de que la divisa británica se desplome hasta niveles récord -después de que ya haya perdido un 16 % de su valor respecto al euro desde 2016 y haya caído un 2,26 % desde que hace apenas un mes Johnson asumiera las riendas del Gobierno- ha llevado a algunos artistas a solicitar sus salarios en euros o dólares.

El responsable del Festival Internacional, que en su edición de 2019 cuenta con un presupuesto de algo menos de 12 millones de libras (13,1 millones de euros), afirmó que la incapacidad para planificar con antelación, debido a la incertidumbre que genera la salida del club comunitario, es «lo opuesto a lo rentable».

Por su parte, el Fringe se enfrenta a la pérdida de una inversión de cinco años que totaliza unos 20 millones de libras (21,8 millones de euros), ya que Spiegelworld, una de las compañías de espectáculos de variedades más grandes de Las Vegas, se estaría planteando reubicar su base europea a Berlín o París.

Otras de las polémicas que ha marcado esta edición ha sido el aumento del precio del alojamiento, derivada de la cada vez menos oferta disponible (debido a los alquileres a largo plazo) y el hecho de que cada año los festivales expandan sus programaciones y con ellas el número de músicos, comediantes y bailarines que requieren.

Tan solo el Fringe alberga casi 300 espectáculos más que el año pasado, lo que ha llevado a su directora, Shona McCarthy, a pedir a los edimburgueses que abran sus casas a los artistas por un precio razonable.

Los datos de Omega Lettings revelan que el precio del alquiler se ha disparado un 5 % en el último año y estiman que seguirá subiendo al ritmo de un 14 % acumulado en los siguientes tres ejercicios, con lo que conseguir una habitación para prácticamente todo agosto puede convertirse en una tarea titánica.

Se calcula que la temporada de festivales, que dura aproximadamente un mes, tiene un valor de más de 300 millones de libras (unos 328 millones de euros) para la economía escocesa.

También este año, el sindicato de actores y actrices Equity ha levantado la voz para denunciar un importante repunte en los casos de acoso sufridos por trabajadoras del Fringe, que han denunciado haber sido manoseadas o haber tenido que aguantar comentarios lascivos que las han hecho sentirse incómodas y vulnerables.

En muchas ocasiones, dijo Equity, las artistas soportan estas situaciones cuando reparten panfletos publicitarios en la céntrica calle Royal Mile y promocionan sus espectáculos por toda la ciudad.

La organización del Fringe alentó a las víctimas de este tipo de abuso, en su gran mayoría mujeres, a denunciarlos ante la Policía y recordó que cuenta con «Respite Room», un servicio de atención psicológica para los artistas que, por cualquier motivo, necesiten hablar con un especialista durante el festival.

EFE/SPLL

Radio Escuela

Videoteca

Playlist Mega

Zona Éxitos