EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Eclipse de Superluna: un espectáculo que no volverá a repetirse hasta 2033

Hasta 2033 no veremos un fenómeno astronómico como el que disfrutamos este domingo. La Superluna, que nos parecía un 14% más grande y un 30% más brillante debido a su proximidad con la Tierra, se tornó rojiza

28/09/2015 | 07:54 am


635790183062800458wMADRID.- Durante la noche, en todo el país y gran parte del planeta, se pudo apreciar el último eclipse de Luna del año, denominado como «Luna Roja», por el color cobrizo que adquirió el satélite.

La luna, además pudo verse un 14% más grande de lo usual, lo que se conoce como «súper Luna».

A las 3.07 horas, la sombra de la Tierra empezó a tapar la Luna, que quedó inmersa en ella desde las 4.11 hasta las 5.23, es decir, durante una hora y 12 minutos. Fue a las 4.47 cuando el eclipse alcanzó su punto máximo y la Luna adquirió un tono rojizo, que hace que popularmente se llame a este fenómeno «luna de sangre». Son los rayos del Sol refractados por la atmósfera de la Tierra los que le confieren ese color cobrizo.

635790160465679454w«Ha sido un color rojizo un poco oscuro. Que sea más claro o más oscuro depende de la cantidad de partículas en suspensión que haya en la atmósfera de la Tierra. Por ejemplo, si hay emisiones volcánicas y hay mucho polvo, se ve más oscuro», explicaba a EL MUNDO Asunción Sánchez, astrónoma y directora del Planetario de Madrid.

A las 6.10 horas, casi como si fuera una estrella y a 28.000 kilómetros por hora, cruzaba el cielo la Estación Espacial Internacional, el hogar de los astronautas en el espacio, situado a unos 400 kilómetros de la Tierra.

Poco después, a las 6.27 horas, la sombra proyectada por la Tierra fue desapareciendo por el limbo derecho de la Luna, que a las 7.22 volvió a la normalidad. Eso sí, visiblemente más brillante que una noche cualquiera debido a su proximidad con la Tierra (perigeo).

Aunque el eclipse era perfectamente observable a simple vista, ayudaban a apreciar los detalles los telescopios como el que el astrónomo amateur Pedro González, de la Agrupación Astronómica de Madrid, ha llevado a la explanada.

EFE