EN VIVO DEPORTES



Celebración de Paulo Dybala al anotar su gol. Foto cortesía: @ASRomaEspanol

Dybala sigue consolidándose como el nuevo «héroe romano»

12/09/2022 | 05:09 pm


Roma.- Con un gol y una asistencia, Paulo Dybala comandó la victoria de una Roma que fue de más a menos ante el Empoli para triunfar 1-2, recuperar los puntos perdidos de la jornada pasada y colocarse a una unidad de los líderes en esta sexta jornada de la Serie A.

Poco, muy poco de los capitalinos ante el Empoli. Lo único destacable fue el argentino Dybala. Tras la contundente derrota 4-0 de la semana pasada ante el Udinese, la ‘Loba’ viajó a la Toscana casi con la obligación de demostrar que todo fue una anécdota, un fallo puntual, una excepción.

Y lo consiguió, pero sin convencer del todo. Empezó bien plantado el conjunto ‘giallorossi’ con la novedad de Celik en el carril derecho en lugar de Karsdop, dominando en el centro de campo con claridad y generando peligro entre Pellegrini, Dybala y Abraham.

Tanto que a los seis minutos, la ‘Joya’ pudo abrir el marcador con un disparo que se estrelló en el palo y que fue un aviso de lo que ocurriría minutos más tarde.

Un mal despeje de la zaga del Empoli cayó en los pies de Dybala en la frontal del área con tiempo para decidir. Mal negocio para los locales. Levantó la cabeza, apuntó y la clavó en la mismísima escuadra para abrir el marcador.

Parecía que la Roma lo tenía todo controlado. Cristante y Matic eran superiores en el centro del campo, y Pellegrini, Abraham y Dybala se buscaban constantemente en la zona de tres cuartos, pero el dominio fue desvaneciéndose al tiempo que el Empoli se iba creciendo de la mano de su público, de su capitán Bandinelli y del uruguayo Martin Satriano, que llevó el peligro del Empoli y que pudo empatar el encuentro pocos minutos del gol de Dybala, pero su remate de cabeza lo repelió el palo.

Acabó mucho mejor el Empoli un primer tiempo que culminó en el minuto 42 con el tanto del empate. En una buena jugada combinativa, Bandinelli se aprovechó de la poca intensidad de la defensa romana, que dejó pasar un centro lateral para cabecear al fondo de la red. Se le aparecieron los fantasmas a la Roma, que en ese momento se vio incapaz de reaccionar.

El descanso, sin embargo, le sentó bien a los ‘giallorossi’. Nada más comenzar el segundo acto, Ibáñez se impuso a su par en un saque de esquina y cabeceó potente, picado y directo a puerta. Casi se cantó gol cuando un zaguero se estiró para salvar sobre la línea lo que hubiera sido el 1-2.

La igualdad en el juego era palpable. Pero precisamente para estos momentos Mourinho fichó a Dybala. Para aprovecharse de su calidad individual, de su visión para desarbolar defensas. Esta vez, el detalle de la «Joya» fue con un preciso centro sobre Abraham, que solo tuvo que empujar el balón que le llegó con efecto hacia dentro desde el perfil diestro, pero muy tenso. Una asistencia medida que le dio la victoria a la Roma.

Una victoria que no consiguió sin su correspondiente sufrimiento, algo que parece estar poniéndose de moda en la mayoría de encuentros en este comienzo de Serie A, muy ajustados. Erró Pellegrini desde los once metros la que hubiera sido la sentencia y el Empoli se creció -con un hombre menos tras la expulsión de Akpa Akpro- en los minutos finales que obligó en más de una ocasión a Rui Patricio, con la única excepción de la ocasión del ‘Gallo’ Belotti, que aprovechó el espacio pero que se topó con una espectacular mano de Vicario.

La sufrida victoria, más efectiva que vistosa, alza al conjunto que dirige Mourinho a la quinta plaza con trece puntos, empatado con el Udinese y a un solo punto del Atalanta, Milan y Napoli, líderes con 14 unidades.

EFE