EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Día Mundial del Sueño

La Sociedad Española de Sueño indica tres condiciones para tener una buena higiene del sueño: duración, continuidad y profundidad.

Dormir bien: virtud de pocos y deseo de muchos

18/03/2016 | 11:40 am


CARACAS.- ¿Alguna vez se ha preguntado si duerme bien? ¿Qué situaciones le impiden descansar profundamente? ¿Cómo dormir mejor? Estas interrogantes surgen como motivo de un aniversario más del Día Mundial del Sueño, creado por la Asociación Mundial de Medicina en 2008, definido este año bajo el lema: dormir bien es un sueño alcanzable.

Sin embargo, el buen dormir es la virtud de solo un tercio de la población mundial, según cifras de la Sociedad Española de Sueño (SES). Para el resto de las personas en el mundo, dormir bien sigue siendo un deseo.

Foto archivo

No descansar durante la noche, tiene como consecuencia no estar completamente despierto en el día. Existen factores emocionales y físicos que generan insomnio, el más frecuente de todos los trastornos del dormir, como estrés, ansiedad, preocupación, enfermedades y dolores corporales, determina el psicoterapeuta, Julio Vicente Pérez: “Este fenómeno del insomnio ha crecido en los recientes años. Desde el 2008 hasta nuestra fecha se ha mostrado un incremento a nivel mundial de los trastornos del sueño”.

Pérez asegura que las consecuencias del mal dormir son múltiples e impactan directamente la dinámica del organismo que, a su vez, afectan la actividad cerebral: “Hay trastornos que tienen que ver con el funcionamiento del cerebro, por ejemplo, la memoria a corto plazo, la capacidad de aprendizaje y la capacidad, inclusive, de manejar las emociones”.

Escuche al doctor Julio Pérez:


Las consecuencias de los trastornos del mal dormir no solo repercuten en la salud física de las personas, sino que perjudican su entorno y generan una amplia variedad de desbalances en la familia, el trabajo y la sociedad.

Estos trastornos producen un estado de hiperalerta que puede desembocar en un insomnio crónico e impedir el buen descanso nocturno, indica la médico neuróloga Betty Pardey. “Usualmente nos vamos a dormir estresados, nos vamos a dormir llevando a la cama todas las tensiones a nivel corporal y las tensiones emocionales, que determinan que en el momento de acostarnos no podemos apagar nuestro cerebro, no podemos dejar de pensar y permitir que la sedación tome control de nuestra mente y de nuestro cuerpo”.

Dormir5 Por otra parte, ¿qué motivos le quitan el sueño al venezolano? ¿Será que duerme las 8 horas diarias que indican los expertos y concilia un sueño profundo y reparador? Según una encuesta realizada, muchas personas coinciden en el estrés como un factor determinante que impide el buen descanso. También agregan que la situación del país, el sustento familiar, el tiempo de traslado a sus hogares o trabajos, la carga laboral, las preocupaciones diarias, la inseguridad, las rabietas y los quehaceres son motivos que impiden el descanso reconfortante.

Aunque está demostrado que el estrés es la causa principal del insomnio, en Venezuela no existen estadísticas oficiales alusivas a los trastornos del sueño. Sin embargo, la doctora Pardey asegura que las cifras deben ser elevadas y agrega que es necesario reaprender a dormir, pues el sueño sano preserva la salud mental.“De allí que recomendamos que se establezca un periodo de al menos media hora antes de ir a la cama, en el cual podamos adoptar conductas que bajen el estado de hiperalerta que se ha creado”.

Escuche a la doctora Betty Pardey:

Estas conductas van de la mano con generar las condiciones precisas para el buen dormir, indica el doctor y profesor Luis Bustamante, como levantarse y acostarse a la misma hora, no consumir bebidas estimulantes antes de ir a la cama, no hacer ejercicios violentos previos a la hora del descanso, mantener el dormitorio cómodo, alejado del ruido y con temperatura agradable.

Foto archivo

Al realizar estos pequeños cambios de rutina, las mejoras serán notables al momento de conciliar el sueño y el despertar será aún más reconfortante. Los beneficios de tener una buena higiene del sueño son numerosos: “Mejor atención, mejor poder de aprendizaje, mejor concentración, mejor estado de ánimo, y debido a que el organismo repone su función regenerativa durante el sueño, esto nos hace poder enfrentar los retos de la vida consciente, de una manera mejor”, indica el doctor Julio Pérez.

La higiene del sueño es el camino para preservar la correcta cantidad y calidad de sueño. Si se busca asistencia médica para remediar las causas que impiden el descanso profundo y se asumen buenos hábitos antes de ir a la cama, se podrá alcanzar el anhelado sueño de dormir bien.

Escuche el trabajo especial del Día Mundial del Sueño:

Bárbara Chirino/ Unión Radio