EN VIVO NOTICIAS



Salvador Dalí, Archivo

Un documental de la Fundación Dalí recorre los paisajes que forjaron al genio

13/04/2018 | 07:27 am


MADRID.- Los paisajes y arquitecturas que forjaron la personalidad artística de Salvador Dalí están en el corazón del documental “En busca de la inmortalidad”, producido por la Fundación Gala-Salvador Dalí y que pretende explicar su obra “a través de sus geografías”.

En concreto, los ejes son tres: la casa-taller de Portlligat, el Castillo de Púbol que regaló a Gala y en el que se recluyó después de su muerte, y el Teatro-Museo de Figueres, “su gran obra maestra”, explicó hoy la directora de la fundación, Montse Aguer, que es además una de las guionistas y protagonistas del documental.

Los tres espacios se integran en un recorrido vital que tiene como trasfondo el ansia de inmortalidad y trascendencia del artista, según Aguer.

El documental arranca en 1929, año crucial en su trayectoria y en su vida, cuando ingresó en el grupo surrealista y conoció a Gala, por entonces casada con el poeta Paul Eluard.

Cadaqués (noreste), el pueblo “ideal y soñador” de su infancia y en el que pasó veranos pintando, se convirtió tras su salto a París en lugar de acogida de nuevos amigos y, sobre todo, en nido de su amor con Gala.

Lo que hoy es la casa-museo de Portlligat, en el término municipal de Cadaqués, era al principio una barraca de 22 metros cuadrados que el joven Dalí compró a una pescadora del pueblo y que con los años fue ampliando y diseñando a medida con la ayuda del constructor Emili Puignau.

A la vez que detalla cómo va tomando forma la casa, la película narra las vicisitudes de su vida. Cuando terminaron la primera obra, en 1936, estalló la guerra y no llegaron a estrenarla hasta doce años después, cuando regresó de Estados Unidos ya convertido en un artista muy conocido.

Portlligat se convirtió entonces en lugar de peregrinación de admiradores y sede de “happenings” y “performances” multitudinarias, de las que se aportan testimonios gráficos.

Aguer y David Pujol, director y coguionista, consideran que el modo en que se entrelazan las pequeñas barracas, mediante escaleras y pasadizos laberínticos que crecen como una estructura molecular, refleja cómo evoluciona la relación sentimental de Gala y Dalí a lo largo de 50 años.

Para volver a tener un poco de intimidad y en cumplimiento de una vieja promesa, Dalí le regaló a Gala el Castillo de Púbol, que esta admitió a condición de que el pintor solo pudiera visitarla mediante invitación por escrito, un juego que enardeció la imaginación y el deseo de ambos.

EFE

¿Está de acuerdo con el referendo revocatorio a los diputados de la Asamblea Nacional?

Loading ... Loading ...