EN VIVO NOTICIAS



El exsecretario ejecutivo de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba (EFE)

Discurso de Maduro expresa a un régimen que vive de espaldas al drama del pueblo

“Ese pueblo sufriente necesita hoy reactivar la economía, atender a las víctimas de la crisis humanitaria y reconstruir la convivencia social”, agregó Chuo Torrealba

15/01/2017 | 09:26 pm


 

CARACAS.- “El discurso de Nicolás Maduro pronunciado hoy en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) estuvo muy lejos de ser una memoria y cuenta.  Fue un discurso político de baja calidad, lleno de lugares comunes y vacío de información, pleno de ofensas y huérfano de ideas.  No reconoció ninguno de sus garrafales errores de 2016 ni arrojo luz alguna sobre el sombrío 2017”.

Así lo afirmó Jesús Chuo Torrealba, secretario ejecutivo de la Unidad Democrática, al lamentar que “el único anuncio que el pueblo venezolano sí estaba esperando, la propuesta de un calendario electoral, ni lo hizo ni lo hará.  Sera la lucha del pueblo la que deba arrancárselo”.

Destacó el también activista social que “más allá de las palabras que pronunció, la sola presencia de Maduro en el TSJ, contraviniendo el texto constitucional que lo obligaba a estar en la Asamblea Nacional, demuestra que Venezuela es un país institucionalmente trancado, mientras el pueblo sufre por la inseguridad, la falta de alimentos y de medicinas”.

Para Torrealba “es insólito que alguien que dice ejercer la presidencia de Venezuela, presente un balance de 2016 y no hable de los tres únicos rubros en los que su gobierno alcanzó durante ese año un indiscutido liderazgo mundial: inflación, criminalidad y corrupción”.

Sobre las reiteradas alusiones que Maduro hizo al hoy frustrado proceso de diálogo, el vocero opositor recordó que “el mecanismo de diálogo que se intentó del 30 de octubre al 6 de diciembre de 2016 fue dinamitado por el incumplimiento oficial.  De hecho, cuando el secretario de Estado del Vaticano demandó, en comunicación de fecha 1ro de diciembre, el cumplimiento de los acuerdos, el gobierno respondió con una carta grosera y prepotente, acusando de ‘injerencista’ a la Santa Sede”.

Unión Radio