EN VIVO DEPORTES



La delegación de Brasil (EFE)

Desfile de atletas se solidarizó con el medio ambiente y la igualdad social

05/08/2016 | 10:46 pm


Río de Janeiro.- El desfile de atletas, parte esencial en la ceremonia de inauguración de unos Juegos Olímpicos, quiso en la de Río 2016 solidarizarse con el medio ambiente y la igualdad social entre los aproximadamente doce mil protagonistas que intervinieron en el estadio Maracaná.

Voluntarios de la organización repartieron entre las delegaciones un pequeño recipiente con un incipiente árbol autóctono de Brasil que portaron unos niños y pasearon por el estadio junto a los deportistas, mientras que éstos depositaban semillas en unos compartimentos al entrar.

Posteriormente serán plantadas en unas torres de espejos que estarán ubicadas en el parque de Deodoro, una de las zonas deportivas principales para el desarrollo de estos Juegos.

Brasil, que es el país con mayor diversidad de árboles del planeta -unas cincuenta mil catalogadas-, tendrá así 207 de ellas plantadas en este parque, una por cada delegación, incluida la de atletas refugiados, lo que quedará como legado en la ciudad.

El comité organizador también ha querido darle protagonismo en el desfile a los típicos vendedores ambulantes en las playas cariocas, figuras que pasaron a ser Patrimonio Cultural e Inmaterial de Río en 2012 y que en el desfile tuvieron el cometido de auxiliar el paso de los atletas.

En esta idea de dar protagonismo a la igualdad social, de los voluntarios que llevaban el cartel anunciador de cada delegación, que lo hicieron en un triciclo cargado de plantas, cinco eran transexuales, mientras que los encargados de ubicar a los deportistas en las distintas zonas del estadio fueron veinte exalumnos del Instituto Nacional de Educación para Sordos.

Entre estos anónimos protagonistas, destacadas figuras del deporte internacional saludaron a su paso, se hicieron selfis y lucieron sus modelos para la ocasión, algunos tan peculiares como los de los de Burundi, inspirados en las vestimentas de tribus africanas.

La delegación japonesa, que organizará en su capital, Tokio, los próximo Juegos, salió al estadio enarbolando banderitas de su país y también de Brasil, la que le cederá el testigo.

Abanderados como el nadador estadounidense Michael Phelps, deportista más laureado en la historia de los Juegos con 22 medallas, fue de los que participó con entusiasmo de la fiesta.

El desfile tuvo el tradicional orden entrada en el recinto, con Grecia la primera, por ser cuna del Olimpismo, y cerrado por la anfitriona Brasil, a la que antecedió el grupo de atletas refugiados.

El resto, como siempre fue por orden alfabético, aunque en esta ocasión el formado en el idioma portugués, el oficial de Brasil, con lo que se dieron casos significativos en esta relación de salida en comparación a cuando se hace, como es habitual, en Inglés.

También fue significativa la presencia y muy aplaudida la delegación formada por los refugiados, de la que su abanderada fue la joven atleta de Sudán del Sur Rose Lokonyen Nathike.

Cerró el desfile el numeroso equipo anfitrión, recibido entre una espectacular ovación y con música típica del país pero ya como algunos deportistas de varias delegaciones ausentes debido a lo largo que fue esta parte de la ceremonia, que se inició sobre las 20.50 (11.50 GMT) y concluyó poco antes de las 23.00, algo más de dos horas.

EFE