EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Desarrolladores mexicanos buscan una legislación nacional para uso de drones

Manipular un dron puede ser una experiencia tan placentera como poder volar, o tan peligrosa como para herir de gravedad a una persona, ya que en México no existe una legislación que regule el uso de esta tecnología ni que obligue a los usuarios a tener una capacitación mínima

14/12/2015 | 06:06 am


GUADALAJARA.-  «No hay una regulación, ni una ley como tal», dijo hoy a Efe el presidente de la Asociación Mexicana de Drones, Edwin Gómez Torres, entrevistado en Guadalajara, en el occidental estado de Jalisco, donde se desarrolla el primer festival de drones del país.

Este joven especialista en drones refiere que, hasta ahora, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT), mediante la Dirección General de Aeronáutica Civil, solo había emitido en abril pasado un documento con recomendaciones para quienes usan esta tecnología.

Se trata de la «circular obligatoria» AV 23/10 R2 para operar sistemas de aeronaves pilotadas a distancia, más conocidas como drones, que ofrece ciertos lineamientos a los pilotos, pero que no incluye sanciones u obligaciones.

Las recomendaciones son «muy básicas», agrega. Van desde evitar volar los drones a más de 120 metros para no interferir con el tráfico aéreo comercial a no utilizarlos de noche.

También impide que uno de tamaño grande pase sobre un grupo de personas o, en su caso, suelte objetos.

«Cuestiones de sentido común, pero que a veces se pierden», dijo a Efe el presidente de México Drone Fest, Alfonso Bravo, que se llevó a cabo este fin de semana, en donde profesionales y público en general pudieron volar su primer dron y conocer sus usos.

Explicó que esta tecnología es nueva en México y América Latina, donde estas aeronaves son utilizadas en eventos masivos, manifestaciones, fiestas o como mera diversión en los llamados «drone parks», lugares abiertos donde los aficionados a esta tecnología se reúnen para competir.

El acceso a estos equipos es cada vez más fácil, señalan Gómez Torres y Bravo.

Casi cualquier persona puede comprarlos en algún supermercado a precios que van desde los 750 pesos (43,15 dólares) hasta los 10.000 pesos (unos 575 dólares) para uso recreativo, aunque los más profesionales y complejos pueden tener un costo de hasta 63.000 euros (69,263 dólares).

EFE