EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



British Airways

Culpan a la pandemia de la peor crisis que ha sufrido British Airways

16/09/2020 | 07:43 am


LONDRES.- El consejero delegado de British Airways (BA), Álex Cruz, afirmó este miércoles que la pandemia ha ocasionado «la peor crisis» de la aerolínea británica en su historia y la ha colocado en una «situación imposible», al justificar en el Parlamento su polémico plan de despidos.

El directivo español compareció por videoconferencia ante la comisión parlamentaria de Transporte de la Cámara de los Comunes (baja), donde fue cuestionado por su controvertido proyecto de recortar hasta 12.000 empleos de la compañía -casi el 30 % de su fuerza laboral- y modificar los términos y condiciones del personal que se queda.

Cruz declaró que la propagación del coronavirus a nivel global «ha devastado el negocio y el sector» y que la aerolínea, parte del conglomerado IAG, «continúa luchando por su supervivencia».

En defensa de su cuestionado plan anunciado el pasado abril, puso como ejemplo que la pasada semana la aerolínea transportó apenas 187.000 pasajeros frente al número de viajeros registrado en el mismo periodo de 2019, que fue de poco menos de un millón.

«Estamos operando entre el 25 y el 30 % del calendario normal de vuelos y llevamos seis meses de pandemia», remarcó.

MENOS VUELOS, MENOS PERSONAL

Esos datos se traducen en «una relación muy clara: Menos pasajeros implican menos vuelos, y menos vuelos implican que se requieren menos personas para atenderlos».

Como presidente y consejero delegado de BA, Cruz garantizó que asume su «responsabilidad» y no «ignora la situación» actual pero justificó los miles de despidos propuestos al haberse visto obligado a «tomar medidas de forma rápida».

«Lamento profundamente que demasiados colegas leales y muy trabajadores tengan que marcharse del negocio y comprendo por qué los diputados están preocupados», reconoció ante las preguntas formuladas por el presidente de la comisión, Huw Merriman, y otros parlamentarios.

Sin embargo, subrayó que la «situación imposible» a la que se ha visto abocada la compañía a causa de la pandemia motivó que la dirección tuviera que adoptar «decisiones increíblemente difíciles».

En contrapartida, Cruz resaltó que se encuentra ahora «completamente dedicado y centrado en proteger los casi 30.000 puestos de trabajo de esos colegas de British Airways que seguirán dentro del negocio».

Sobre las perspectivas de futuro cara a la temporada de invierno, el directivo señaló que continúa «preocupado» pues los ciudadanos «siguen teniendo miedo de volar».

«La situación general es bastante desafiante y es por eso que estamos adoptando todas las medidas posibles para asegurarnos de que podemos continuar este invierno y de que podemos recuperarnos, ojalá, en los próximos años, de forma que podamos seguir expandiendo nuestra red y buscando maneras de sobrevivir a este impacto negativo», indicó.

En su intervención, también consideró que despojar a la aerolínea de los «slots» que posee en el aeropuerto británico de Heathrow, una de las demandas exigidas por los sindicatos, tendría «consecuencias muy negativas para el Reino Unido, en cuanto a empleos británicos y tasas».

 LLAMAMIENTO AL GOBIERNO

En otro punto de la comparecencia, Cruz lamentó la ausencia de un sistema de test con el que detectar síntomas de COVID-19 «que permitiría reducir los procesos de cuarentena» en vigor «y alentar a la gente a viajar», y consideró urgente «hallar maneras con las que estimular el transporte».

Con relación a ese punto, el presidente de BA urgió al gobierno conservador de Boris Johnson a «introducir cambios pronto».

Las voces más críticas en el Reino Unido han acusado a Cruz de haberse convertido en «una vergüenza nacional» por escudarse en la pandemia para recortar empleos y debilitar las condiciones de sus trabajadores.

En un informe elaborado por la citada comisión en junio sobre el efecto del coronavirus en el transporte, su presidente consideró que su impacto podría justificar la pérdida de algunos empleos en el sector de la aviación, pero no en el caso de BA y su compañía matriz, IAG.

Merriman lamentó entonces que la manera de proceder de BA durante los últimos meses estuvo «muy por debajo de los estándares que se esperan de cualquier empleador» en tiempos de «crisis nacional» y consideró «inaceptable» que BA «busque acometer este nivel de cambios bajo el amparo de la pandemia».

En 2019, tal y como reveló hoy Cruz al comité, el español percibió en concepto de «salario, beneficios y plan de pensión» la cantidad de 805.000 libras (unos 872.467 euros) y precisó que no se embolsó ninguna bonificación, de igual manera que los miembros de su equipo directivo, que vieron sus sueldos anuales recortados entre un 5 % y un 20 %.

EFE

Radio Escuela

Videoteca

Playlist Mega

Zona Éxitos