EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Steve Mnuchin. Foto de archivo.

Culmina el primer día de reunión entre China y EEUU sin noticias de avances

03/05/2018 | 07:55 am


PEKÍN.-China y EEUU iniciaron hoy una ronda de conversaciones de dos días en Pekín con las que quieren acercar posturas a fin de evitar una guerra comercial entre ambas potencias, sin que haya trascendido ningún detalle de la primera jornada de reuniones.

La delegación estadounidense, liderada por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, aterrizó esta mañana en la capital china para reunirse con autoridades del Gobierno del país, encabezadas a su vez por el viceprimer ministro, Liu He.

Se trata de las conversaciones de más alto nivel desde que estalló el conflicto comercial entre China y EEUU en marzo, cuando el presidente Donald Trump anunció aranceles a la importación de acero y aluminio de China por valor de 50.000 millones de dólares, dando lugar a una cadena de medidas proteccionistas entre ambos.

China celebró hoy estas conversaciones, que deben basarse en «la igualdad y el respeto mutuo, y cuyo resultado debe ser de beneficio común», resaltó una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, en rueda de prensa esta tarde.

Mnuchin ha viajado a Pekín acompañado del secretario de Comercio, Wilbur Ross, el representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, el asesor de la Casa Blanca para comercio e industria, Peter Navarro, y el principal asesor económico presidencial, Larry Kudlow.

Este equipo se ha reunido con el embajador estadounidense en Pekín, Terry Branstad, y después ha mantenido encuentros con autoridades chinas, lideradas por Liu He, viceprimer ministro chino y uno de los asesores personales del presidente, Xi Jinping, en materia de economía, encargado de la planificación financiera del país.

Tras las entrevistas, las dos partes tienen previsto compartir una cena en el complejo residencial diplomático de Diaoyutai, donde mañana reanudarán el último día de conversaciones hasta que por la tarde los estadounidenses tomen el avión de vuelta.

EFE