EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Expresidente Rafael Correa. Foto-Archivo

Correa se reuniría con Moreno sólo si beneficia a Ecuador

26/11/2017 | 06:00 pm


QUITO.-  El expresidente ecuatoriano Rafael Correa, que retornó el pasado sábado tras varios meses de residir en Bélgica, aseguró hoy que tendría que evaluar si beneficia al país una eventual reunión con su sucesor y correligionario Lenín Moreno, con quien mantiene una fuerte pugna verbal y política.

En una rueda de prensa en la sede de su movimiento Alianza País en la ciudad andina de Cuenca, en el sur andino de Ecuador, Correa señaló que no tiene previsto reunirse con Moreno, pero insistió en que si se abre esa posibilidad la tendría que evaluar.

«No he tenido en absoluto planificado reunirme con Lenín Moreno, no tenemos ningún contacto, no era la intención de mi visita», pero «si hubiese algún contacto, habría que evaluarlo», señaló Correa que no dejó de criticar a su sucesor.

«Estoy dispuesto a reunirme hasta con el mismo diablo por mi patria», añadió el exgobernante, pero remarcó que esa posibilidad sólo podría concretarse «en función de objetivos, no el diálogo por el diálogo, en función del país».

«No tengo ningún contacto» con Moreno, insistió Correa, quien ha calificado a la actitud de su sucesor como una traición a la Revolución Ciudadana, estrategia que aplicó durante su administración entre 2007 y 2017.

Moreno, que fue entre 2007 y 2011 vicepresidente de Correa, ha culpado a éste por casi todos los males que sufre el país, especialmente por las dificultades económicas y la corrupción.

Correa, por su parte, deploró los supuestos pactos de Moreno con grupos de derechas como el Partido Social Cristiano y el grupo populista del también expresidente Abdalá Bucaram.

El exmandatario no se negó a dialogar con Moreno si el objetivo fuese «reactivar la economía» pues, según comentó, su sucesor se ha pasado desde mayo, cuando asumió el mando, «haciendo politequería y nada de gestión».

Correa tampoco descartó que las críticas del actual Gobierno a su administración y los supuestos pactos de Moreno con grupos de derechas y banqueros puedan tener vinculaciones con una estrategia regional de recomposición de la derecha política.

EFE