EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Foto:EFE Miles de refugiados esperan poder cruzar la frontera

Continúa acampada de refugiados sirios en la frontera turco-griega

También continúa la sentada de refugiados sirios en la estación central de autobuses de Estambul

18/09/2015 | 07:02 am


ESTAMBUL.-La acampada de unos 1.500 refugiados sirios cerca de Edirna, ciudad turca fronteriza con Grecia, llega hoy a su quinto día, con señales de que las autoridades tolerarán su presencia aunque no permitirán su paso hasta la frontera.

«Pueden quedarse: tenemos dos millones de sirios en Turquía y no pasa nada porque dos mil de ellos estén en Edirne», dijo a la prensa un consejero del Gobierno, Murtaza Yetis.

Yetis contradijo así al gobernador provincial, quien aceptó que los acampados se quedasen «dos o tres días», pero pidiendo que después se marchasen.

Un millar de refugiados sirios, entre ellos muchas mujeres y niños, empezaron a acampar el lunes al lado de la autopista que comunica Estambul con la frontera griega y búlgara, al rechazar la policía que entrasen en la ciudad de Edirne que tienen cruzar para dirigirse a la frontera.

El miércoles, numerosos hombres anunciaron una huelga de hambre, pero hoy, la gran mayoría ha aceptado la comida distribuida por organizaciones humanitarias turcas, informa la cadena CNNTürk.

Los acampados exigen que se les deje marchar a la frontera para cruzar los Balcanes y dirigirse a Alemania, pero las autoridades turcas han prometido no permitirlo, si bien han distribuido mantas e instalado váteres móviles en el lugar de la acampada.

También continúa la sentada de refugiados sirios en la estación central de autobuses de Estambul, donde el martes, un millar largo de sirios inició una protesta porque no se les permite abordar autobuses a Edirne.

La protesta se ha convertido en acampada, también tolerada por las autoridades pero sin visos de conseguir que se levante la prohibición de viajar a la ciudad fronteriza.

Agrupados alrededor de la mezquita del inmenso complejo de la estación de autobuses, los refugiados pasan casi desapercibidos para la mayoría de los viajeros y no afectan al funcionamiento de la terminal. EFE