EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Foto de archivo

Constatan el origen africano de la tuberculosis

Un equipo de investigadores españoles y británicos ha constatado que la bacteria responsable de la tuberculosis («Mycobacterium tuberculosis») se originó en África, en concreto en el este, lo que contradice el principio clásico de que esta enfermedad fue introducida por los colonizadores europeos

11/12/2015 | 07:59 am


MADRID.-  Esta es la principal conclusión de un estudio que se publica en la revista Current Biology, en el que los investigadores apuntan a que los europeos lo que sí hicieron fue llevar al continente africano cepas más virulentas de la tuberculosis y de fácil transmisión, que fueron reemplazando a las primeras y originarias.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos analizaron con técnicas de secuenciación masiva los genomas de 66 cepas de tuberculosis recogidas en personas infectadas en Etiopía.

El análisis de estas cepas remiten a un ancestro común originado en el este de África.

Los científicos escogieron Etiopía porque «la diversidad genética humana mayor se da en este país y queríamos saber si eso también pasaba con la tuberculosis, e intentar así entender el origen de esa diversidad», señala a Efe Iñaki Comas, principal autor de este estudio e investigador en la Universidad de Valencia.

«Queríamos saber si la tuberculosis estaba o no en este país antes de la llegada europea», según Comas, también de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio).

Los científicos sugieren que las altas tasas de infección entre las personas nativas de Etiopía después del contacto con los europeos pueden explicarse por la introducción de cepas más virulentas, que se extendieron rápidamente por países del África Subsahariana, según una nota de la citada fundación.

«Cuando los europeos llegaron a Etiopía no había prácticamente casos de tuberculosis. Nuestra hipótesis es que era menos virulenta, mientras que en algunas ciudades como Londres había altas tasas».

Los datos son compatibles con la hipótesis de que fueron los europeos los que introdujeron cepas más virulentas y de fácil transmisión, que han ido reemplazando a las anteriores.

«Esto es un modelo de lo que podría pasar si se introdujeran nuevas cepas virulentas en nuestro entorno sin entender y controlar la enfermedad», relata.


EFE