EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Foto:EFE La conservadora de tapices del Palacio Real de Madrid, Concha Herrero, posa delante del tapiz "La Batalla de Zama"

Conmemoran 500 de batallas del rey Francisco I de Francia con una exposición

Hace hoy 500 años, el joven rey Francisco I de Francia, guerrero y cristiano de gustos medievales, pero ya también humanistas, ganó en Marignano, a las puertas de Milán, una batalla crucial contra una coalición dirigida por el papa

14/09/2015 | 01:10 pm


Foto:EFE Busto del rey Francisco I

Foto:EFE Busto del rey Francisco I

CHANTILLY.- La victoria dio alas a sus ambiciones políticas europeas, aunque derrotas como la de Pavía, en 1525, ante las tropas de Carlos I de España y V de Alemania, le harían trocar su aspiración imperial en cultural. En el Castillo de Chantilly, una exposición ilustra hasta el próximo 7 de diciembre la metamorfosis de su sueño.

Alrededor de 200 óleos, dibujos, grabados, documentos históricos, piezas de orfebrería, tapices, libros y manuscritos resumen «la historia de esta conversión a la cultura y al arte, por la que hoy se le recuerda como rey mecenas», explicó a Efe uno de los comisarios de la exhibición «El Siglo de Francisco I», Olivier Bosc.

La muestra privilegia el enfoque cultural de ese rey que impregnó de Renacimiento los 32 años de su reinado, sin obviar su historia, sus meses de cautiverio en 1525 en el Madrid de los Austrias, o la alianza pionera que firmó en 1536 con el sultán Solimán el Magnífico, de quien se expone la larga misiva que la rubrica.

Francia le debe también la instauración del francés como lengua oficial, la consolidación territorial frente a sus dos rivales, Carlos V y Enrique VIII de Inglaterra; y posesiones como la «Gioconda», uno de los cuadros que Leonardo da Vinci llevó a Francia en 1516 cuando se instaló en su corte.

En Chantilly, varias salas exploran su amor por los libros y un espacio reúne los retratos de las influyentes mujeres que le rodearon: su madre, su hermana, sus dos esposas -Claudia, primogénita de Luis XII, su antecesor en el trono, y Leonor de Austria, hermana de Carlos V-, así como de algunas de sus amantes.

El 70 % de las piezas provienen del Museo de Chantilly, que exhibe así su valiosa colección de libros del rey y de raros manuscritos ricamente ilustrados y encuadernados, o los retratos del monarca creados por Jean y François Clouet en épocas sucesivas.

Entre las obras prestadas por grandes museos nacionales y extranjeros destaca el tapiz de 9 x 6 metros «La Batalla de Zama» (ocurrida en 202 a.C), del Ciclo de la Conquista de Cartago por Escipión el Africano, procedente del Patrimonio Nacional de España.

Es la pieza «imprescindible» de la exposición, idéntica a otra que poseía el monarca, resalta Bosc.

Recuerda «que Francisco I era mecenas no solo de los libros y la pintura, sino también de la tapicería», un arte más prestigioso incluso que la pintura en el siglo XVI, indicó a Efe Concha Herrero, conservadora que acompañó en su viaje a ese tapiz real tejido en Bruselas, sobre cartones del italiano Julio Romano.

EFE