EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Cientos de personas despiden al merenguero dominicano Johnny Ventura

31/07/2021 | 06:02 pm


SANTO DOMINGO.- Centenares de personas han desfilado este sábado en la ciudad de Santo Domingo ante el ataúd que guarda los restos del merenguero dominicano Johnny Ventura, uno de los artistas del país más conocidos en el mundo, y quien falleciera el miércoles pasado a los 81 años, víctima de un infarto fulminante al corazón.

El Palacio de los Deportes, en el centro de la capital, fue el lugar escogido para el funeral popular del cantante, compositor, empresario, exdiputado y exalcalde de Santo Domingo.

Ventura recibirá sepultura este mismo día, luego de que el cortejo fúnebre recorra varias calles del sector capitalino de Villa Juana, donde nació el intérprete en 1940.

«El país no estaba preparado para la partida de don Johnny Ventura, por eso han sido verdaderos días de luto y dolor para el pueblo y la clase artística nacional e internacional; lo hemos llorado porque lo queríamos y le agradecemos la alegría que dio a su pueblo», dijo el presidente dominicano, Luis Abinader, quien acudió acompañado de su esposa, Raquel Arbaje.

El gobernante se fundió en un prolongado abrazo con la viuda de Ventura, Josefina Flores, quien lloraba junto a sus hijos y nietos y otros familiares.

«Johnny era bueno en todo, vamos a seguir su legado, su ejemplo. Paz a sus restos y siempre le recordaremos con sonrisa y alegría de las que nos dejó, el pueblo dominicano siempre te recordará y siempre seguirá tus pasos, adiós Johnny Ventura», dijo el mandatario, quien luego hizo guardia de honor junto a su esposa.

Uno de los momentos más emotivos de la ceremonia se produjo cuando el hijo de Ventura, el también cantante Jandy Ventura, interpretó varios de los merengues que más identificaban el artista fallecido, mientras la viuda se acercó al cuerpo para llorar desconsoladamente.

«Si vuelvo a nacer», «Yo soy dominicano» y «Merenguero hasta la tambora» sonaron bajo los acordes de la orquesta de Johnny Ventura causando la emoción desbordada de familiares e invitados.

EFE