EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Papa Afganistan

Cientos de armas para custodiar el mensaje de paz del papa a los estudiantes

02/12/2017 | 02:21 pm


Papa Afganistan

DACCA.- Cientos de policías fuertemente armados custodiaron hoy cada centímetro de la Universidad Notre Dame de Dacca y sus accesos mientras el papa Francisco lanzaba un mensaje de paz a los estudiantes, un sector de la sociedad bangladeshí que se ha visto golpeado por la sombra del terrorismo.

«Nunca antes había visto un despliegue de seguridad como este, es la primera vez que veo algo así», reconoció a Efe el estudiante del centro Mushgiqur Rahman, de 18 años, al concluir el acto y con el papa ya de camino al aeropuerto internacional para regresar a Roma.

Rahman, que es musulmán, al igual que el 90 % de los 160 millones de habitantes de Bangladesh, rememoró parte del discurso del papa, en el que habló ante 7.000 jóvenes «sobre armonía y paz, sobre cómo podemos mantener entre todos la paz en el país».

Esa paz, sin embargo, era difícil de imaginar cuando la carpa en el patio de la universidad, que ya de por sí está protegida por altos muros, estaba acordonaba desde todos los puntos imaginables por las miradas de cientos de agentes con rifles de asalto.

Azoteas, balcones o cada metro de asfalto ocupado por policías, mientras la calle de acceso al centro, administrado por la Iglesia Católica de Bangladesh, permanecía desierta de civiles, algo insólito en la bulliciosa Dacca.

Papa Afganistan

«La seguridad es muy fuerte desde la crisis del Holey Artisan, pero no se puede tratar a todos los estudiantes como ellos. Ellos se echaron a perder, pero nosotros no somos ese tipo de estudiantes», asegura a Efe el estudiante musulmán del centro Taufiq Rohan.

El joven, de 18 años, se refería al asalto protagonizado el 1 y el 2 de julio del año pasado por un comando leal al grupo terrorista Estado Islámico (EI) que mató a 22 personas, la mayoría rehenes extranjeros que fueron torturados en el restaurante Holey Artisan.

Ese suceso, el peor ataque yihadista vivido en Bangladesh, generó también gran conmoción al conocerse que los jóvenes que lo perpetraron no venían de familias de bajos recursos ni habían estudiado en madrasas (escuelas coránicas), sino que se habían formado en universidades elitistas del país.

Eso llevó a que las fuerzas de seguridad pusieran en el punto de mira a las universidades bangladeshíes, que están pagando los platos rotos del radicalismo y han sido obligadas a revisar los procedimientos internos, buscando explicaciones.

Papa Afganistan

«En terrorismo lo estamos pasando mal, y estamos luchando duramente para hacerles frente en Bangladesh», dijo a Efe Sheikh Rafid Islam, un musulmán de 17 años de la Universidad de Notre Dame, quien destacó en este contexto que al papa se le conoce como al «pacificador».

Un papa que a su marcha quedó inmortalizado en la universidad y los alrededores por decenas de carteles con su rostro, incluida una imagen de cartón de cuerpo entero que se convirtió en el mayor regocijo de los asistentes, donde podían inmortalizarse con el pontífice.

Antes, acercarse a él había sido complicado.

El estudiante católico Clayton Bradley, de 22 años, reveló a Efe con los ojos brillantes que al menos logró tocar la mano de Francisco, un hecho que le transmitió «sabiduría».

Sobre el fuerte despliegue de seguridad, en el que incluso algunas jóvenes asistentes en coloridos vestidos reconocían en voz baja que eran policías, Bradley optó por un discurso más terrenal y diplomático.

«Me encantaría agradecer al Gobierno que nos haya proporcionado este enorme despliegue de seguridad para darnos la protección que necesitábamos», sentenció el joven.

EFE/SPLL