EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Archivo

Archivo

China, a las puertas de la ansiada entrada del yuan en la cesta del FMI

Se espera que de concretarse su entrada, de acuerdo a algunos analistas, el yuan represente cerca del 10 % del porcentaje, con lo que el dólar reduciría su peso al 38

21/11/2015 | 11:47 am


WASHIGTON.- La más que probable entrada del yuan en la cesta de monedas del Fondo Monetario Internacional (FMI) supone un «impulso simbólico» que permitirá a Pekín consolidar su creciente peso global, aunque aún pasarán años hasta que consiga el estatus de otras divisas de reserva como el dólar o el euro y obligará a China a avanzar más hacia la economía de mercado.

China lleva años exigiendo un reconocimiento internacional que haga justicia a su condición de segunda economía mundial, detrás de EE.UU.

Especialmente después que fuese, al frente de los mercados emergentes, el principal motor de crecimiento en plena crisis de 2008-09, con las economías avanzadas hundidas en el pozo de una recesión no vista en décadas.

Después de aplazamientos varios, el pasado 13 de noviembre la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, informaba en un comunicado que los técnicos del organismo habían dado su visto bueno a la inclusión del yuan en su cesta de divisas, junto con el euro, el dólar estadounidense, el yen japonés y la libra esterlina.

No obstante, la decisión definitiva sobre la entrada de la moneda china en la cesta de Derechos Especiales de Giro (SDR, por su sigla en inglés), la moneda nominal del organismo, se tratará en la reunión del Directorio Ejecutivo del Fondo el próximo 30 de noviembre.

Deberá contar entonces con al menos el 70 % de los votos del órgano, algo que se considera casi hecho, y su entrada en vigor sería efectiva a partir de octubre 2016.

Se espera que de concretarse su entrada, de acuerdo a algunos analistas, el yuan represente cerca del 10 % del porcentaje, con lo que el dólar reduciría su peso al 38 % y el euro a cerca del 34 %, y la divisa china se situaría ligeramente por encima de la libra esterlina.

EFE