EN VIVO UNIÓN RADIO 90.3



Cerró campaña iraní con economía y apelación al voto útil como ejes

25/02/2016 | 09:28 am


TEHERÁN.- Irán cerró la campaña para sus elecciones legislativas del viernes, que tuvo su eje en la economía, en los llamamientos al voto útil y en los intentos conservadores de desprestigiar a los aliados del presidente, Hasán Rohaní, favoritos para reafirmar en el Parlamento la progresiva apertura del país.

Durante la breve campaña, que arrancó el pasado jueves y que oficialmente culminó a primera hora de la mañana de hoy, los candidatos intentaron dar a conocer sus propuestas y sus posturas dentro de los rígidos códigos y costumbres electorales de la República Islámica.

En Teherán hubo carteles y distribución de folletos durante estos días, aunque no se produjo ningún mitin masivo y los encuentros de los candidatos con los electores se redujeron a pequeñas reuniones en lugares cerrados.

Sí hubo una campaña más dura en los medios afines a uno u otro sector, donde se cruzaron feroces críticas y donde se pidió abiertamente el apoyo a los candidatos.

El bloque favorito, compuesto por los sectores reformistas, moderados e incluso algún destacado conservador como el presidente del Parlamento actual, Alí Lariyaní, presentó sus candidaturas como las únicas capaces de impulsar el crecimiento económico del país y como la solución para cerrar el camino al «extremismo» de los sectores «principalistas» que puede poner en peligro los avances obtenidos por Rohaní.

Con este foco en lo económico, los reformistas han abandonado propuestas explícitas de cambio en la República Islámica, que antes eran claves en su programa, y se han centrado en objetivos más pragmáticos con la esperanza de resurgir en la vida política del país, de la que desaparecieron tras las polémicas elecciones de 2009 y la dura represión que siguió.

Conscientes de esta postura, su campaña se centró también en pedir la asistencia masiva a las urnas también como la única forma de evitar el éxito de los «principalistas», un pedido expreso a los sectores liberales y acomodados que conforman su electorado potencial pero que cree en menor medida en el sistema de la República Islámica y no quieren apoyarlo con su voto.

EFE